Postres para el verano (Parte I)

Postres para el verano (Parte I). ¿Sólo apetecen los helados?

En un principio, puede parecer que es así, pero no siempre los helados son lo más adecuado para finalizar una comida.

Hablemos un poco de los helados. Los mejores, los más ricos , y los más sanos, son los que tú hagas en casa. Tienes tantos niveles en dificultad de elaboración, como ganas tengas de complicarte en la cocina.

Hay una receta base para hacer helados, con la que vas a obtener muy buenos resultados, siendo además de elaboración muy fácil.

Esta receta base de helado, es de dos ingredientes, nata para montar y leche condensada. Este duo, hace que tu helado vaya a ser cremoso, independientemente de los ingredientes que añadas después. Puedes ver en estas recetas, algunos helados elaborados con esta base son el delicioso helado de café y dulce de leche, el helado de galletas surtidas, el helado básico de dulce de leche, que es de lo mejor que hay, o el helado de naranja con galletas y nueces caramelizadas.

Si tienes un antojo de helado, pero no quieres esperar a que la mezcla congele, puedes hacer un helado en 10 minutos de fruta, como el helado de fresa en diez minutos, muy resultón.

¿Quieres algo más elegante? ¿algo más elaborado? Las tartas heladas son una gran idea. Esta tarta helada de fresa y naranja es un ejemplo delicioso de lo que podemos hacer. Y la tarta Comtessa (viennetta) dorada es una delicia tanto en sabor como visualmente.

¿Quieres algo más desenfadado? ¿para niños y no tan niños? Te propongo algo como el sandwich de helado de plátano o los polos, que siempre deberían estar en nuestro congelador, un ejemplo de polo lo tienes en la receta de polo (flash) de piña.

¿Pero sólo existen los postres helados para el verano? No, categóricamente no. Pero estarás conmigo en que los postres en verano tienen que ser postres poco pesados y mejor que estén fríos.

Si eres de esas personas que los bizcochos son lo mejor, tenemos un repertorio amplio de postres que llevan bizcocho, se conservan en el frigorífico y no son nada pesados. Me estoy refiriendo a los brazos (de gitano) como los conocéis la mayoría. Son todo terreno, les puedes dar el sabor que quieras y ponerles el relleno que más te apetezca. ¿Quieres un ejemplo? Pásate por la receta de brazo de nubes y rosas,  si eres una persona amante del chocolate, pásate por el brazo de tres chocolates o mejor, pásate por todas las recetas de brazos que tengo.

En la próxima entrada vemos otras posibilidades, por ejemplo que podemos llevar a la playa, o cremas que nos pueden aguantar más.

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*

Salir de la versión móvil