Sandwich de helado muy fácil

Sandwich de helado muy fácil para los días de verano. Una receta muy de moda últimamente, pero con los ingredientes que habitualmente tengo en casa.

Ir a la Receta

Está de moda el helado rectangular entre galletas, fácil y muy apetecible, pero yo no tengo habitualmente galletas rectangulares en casa. Supongo que es porque utilizo más las galletas tipo maría para las bases de tartas. Pero tenía ganas de probar el helado así.

No es nuevo para mí este tipo de recetas, tengo en el blog una receta de sandwich de helado de plátano. Esta receta es increíblemente rica, pero algo más complicada que la de hoy.

Si tienes galletas rectangulares, te va a ser más fácil cortarlas una vez congelado el helado. Con estas redondas, vas a necesitar un cortador redondo, o mucha paciencia para cortarlas con un cuchillo.

El helado que he utilizado para rellenarlas, es un helado de dulce de leche, parecido a la receta que tengo en el blog de este helado. Helado básico de dulce de leche.
Es parecido, cambian un poco las cantidades, y he añadido ingredientes para decoración.

Para mí, la base de este tipo de helados es la mejor para hacerlos rápidamente y que no se formen cristales de hielo. La base de este tipo de dulce es la nata para montar y la leche condensada. En la entrada anterior de recetas de helados caseros, escribo un poquito más sobre esto.

Elaborar esta delicia de hoy, es fácil, rápido y bastante asequible.
Empezamos elaborando el helado. Tres ingredientes: nata para montar, leche condensada y dulce de leche.
Elaborado el helado, lo metemos a congelar, ya que lo vamos a batir una o un para de veces antes de congelarlo definitivamente.
En un molde que nos vaya bien, ponemos una base de galletas, y extendemos el helado por encima, dejando un grosor considerable. Ponemos otra capa de galletas, y congelamos completamente.

Una vez congelado, con un cortador del diámetro de la galleta, cortamos el helado. Puedes servirlo así. Pero al añadirle el chocolate blanco, y la almendra, el resultado es increíble.

La receta facilísima.

Sandwich de helado muy fácil.

Un helado de dulce de leche entre galletas de desayuno. Recubierto parcialmente por chocolate blanco y almendras. Un rápido y delicioso postre para los días de calor.

Ingredientes

  • 400 gr de leche condensada.
  • 400 ml de nata para montar.
  • 200 gr de dulce de leche.
  • 100 gr Chocolate blanco.
  • Almendras.
  • 10-12 Galletas tipo maría.

Instrucciones

  1. En un bol, monta la nata muy bien.

  2. Añade la leche condensada, y vuelve a batir. La nata perderá consistencia, pero sigue batiendo hasta que vuelva a montar. Pero no cogerá la consistencia anterior. Cuando esté un poco firme, deja de batir.

  3. Pon la crema en un recipiente hermético y llevalo al congelador.

  4. A los 30 minutos, saca el recipiente, añade el dulce de leche y mezcla. Vuelve a llevarlo al congelador.

  5. Prepara un recipiente donde quepan 5 o 6 galletas en el fondo. Pon dos capas de papel film forrando el interior del molde. y haciendo que sobre film, para poder luego tirar y sacar el helado antes de cortarlo. Deben estar las galletas pegando, y mejor si quedan muy justas.

  6. Pasados 30 minutos, saca el helado del cogelador, remuévelo bien (con un tenedor por ejemplo), y extiéndelo por encima de las galletas.

    Pon un poco de dulce de leche en medio de la galleta.

    Alisa la superficie y coloca las otras galletas por encima. Intenta que coincidan la posición de las galletas. Tápalo muy bien, y metelo en el congelador durante unas horas. Mejor de un día para otro.

  7. Cuando esté bien congelado, saca el helado del molde y con el cortador redondo corta el helado.

  8. Mientras derrites el chocolate, mete los helados al cogelador.

  9. Derrite el chocolate, y cuándo esté templado, sumerge o pon chocolate con una cuchara, por la mitad de una galleta. Extiéndelo y pon unas poquitas almendras en trocitos o laminadas. Vuelve a meterlo al congelador.

  10. Cuando el chocolate se vuelva sólido, listo para comer.

Notas

  • Puedes guardarlos en el congelador varios meses, pero siempre protegiéndolos muy bien para que no cristalicen. 
  • Puedes utilizar las galletas que más te gusten, o las que tengas en tu casa.
  • Sírvelos justo cuando vayas a comerlos, al ser tan cremosos, empiezan a descongelarse bastante rápido.

Tengo otras redes sociales, donde pongo otras cositas además. En Facebook hay algo de humor, y en mi Instagram suelo dar más importancia a la fotografía. ¿Te unes? Mil gracias.

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*

Salir de la versión móvil