Churros para San Valentín

… ainsss… más corazones… Churros en forma de corazón para San Valentín… para empezar bien el día.

Churros con forma de corazón para San Valentín.
Son perfectos, ya que sólo deberemos  freírlos. Algo rápido para un desayuno especial.

Churros con forma de corazón para San Valentín.

Churros con forma de corazón para San Valentín.

Son los típicos churros de toda la vida, únicamente los he dado forma de corazón, y los he congelado  antes de freírlos.
Es por esto, que son fantásticos para desayunar, ya que los puedes hacer unos días antes tranquilamente, y ese día sorprender a quien tú quieras.

Churros con forma de corazón para San Valentín.

Tenemos que preparar la masa como lo hacemos normalmente. Y una vez ya metida en la churrera o en la manga pastelera, formamos corazones sobre una bandeja con papel de horno.

Bandeja con los churros aún sin congelar.

Esta bandeja, la forramos con papel film y la metemos en el congelador. Si los queremos comer en el mismo día, deben estar por lo menos una hora en el congelador, pero cuanto más tiempo, mejor para que guarden la forma.

Yo no tengo churrera para hacerlos, utilizo una manga pastelera con una boquilla. La masa de los churros, como  sabéis es bastante compacta, y si se te enfría un poco, se complica más. Os puedo contar un truco… Yo, lleno la manga provista de la boquilla, y envuelvo varias veces la manga llena con papel film, para que sea más fuerte y hacer más presión sin incidentes.

Churros con forma de corazón para San Valentín.

La receta por si acaso.

Churros para San Valentín.

Unos churros clásicos, pero con forma de corazón.

Course Desayuno
Servings 6 unidades

Ingredientes

  • 115 gr de harina todo uso.
  • 125 ml de agua.
  • 125 ml de leche.
  • 1/4 cucharadita de sal fina.

Instrucciones

  1. Preparamos una bandeja que nos quepa en el congelador, con papel de horno en la base. Reservamos.

  2. Ponemos la leche, el agua y la sal en una cazuela para que hierva.

  3. Una vez empieza a hervir, añadimos de una sola vez la harina, y mezclamos rápidamente fuera del fuego, con una cuchara de madera.

  4. Cuando este bien mezclado todo, pasamos la masa de los churros a una manga pastelera provista de una boquilla rizada grande.

  5. Formamos los corazones mejor de una sola vez. Apretando la manga de forma perpendicular sobre el papel de horno, vamos dándole forma. Cuando terminemos la forma, donde unan, apretaremos un poquito para que se pegue la masa. 

  6. Tapamos bien la bandeja con papel film, y la llevamos al congelador.

  7. Como mínimo tienen que estar una hora. Pero si los dejamos de un día para otro, mejor.

  8. A la hora de freírlos, calentamos abundante aceite de girasol,  y los freímos aún congelados, hasta que se doren. Los sacamos sobre papel absorbente, los pasamos por azúcar y servimos. Todo esto seguido, aún caliente. Servimos enseguida.

Notas

  • El aceite debe estar caliente, pero no excesivamente, para que no se doren demasiado rápido, y de tiempo a que se haga el interior.

Feliz día!!

Deja un comentario

Calificación





*