HELADO DE NATA Y CARAMELO

Helado de nata y caramelo, una delicia para terminar una comida veraniega.

Es uno de los sabores que mejor acompaña en la hora del café. Y si eres una persona decidida y valiente, te reto a que te pongas un café solo.. o un café con leche y metas la bolita de helado dentro del café… pruébalo y me comentas que te ha parecido..

Y si eres más de chocolate, mira la entrada de la semana pasada, un helado de chocolate fácil y delicioso, un helado para tener en cuenta.

La receta de este helado, entra en la categoría de fácil, económica y resultona. Parece increíble, que una receta tan sencilla pueda producir tan buenos resultados.

Helado de nata y caramelo

Lo más complicado de esta receta es el caramelo o toffee, como se conoce en otros sitios. No es el caramelo que se consigue simplemente deshaciendo el azúcar. Es el caramelo que lleva nata y mantequilla también.

La elaboración, realmente es bastante sencilla, aunque debemos tener unas precauciones. Cuando se forme el caramelo, la temperatura de este es muy alta, y puede producir quemaduras importantes. Por eso es aconsejable tomar algunas precauciones, como hacerlo sin personas alrededor (sin niños en la cocina por favor), o tener mucho cuidado a la hora de agregar la nata al caramelo.

En si, la elaboración es sencilla. Lo primero es poner el azúcar en un cazo, y a fuego mínimo esperar que se haga el caramelo. No se debe remover el azúcar, pero sí que podemos mezclarla un poco (cuando empiece a derretirse), moviendo el cazo de forma circular.

Mientras esto pasa, ponemos a calentar la nata, este paso es muy importante.

Una vez que se ha derretido el azúcar, y el caramelo que se ha formado tiene el color dorado medio, apartamos el caramelo del fuego para poder añadir la nata.

Con cuidado y sin dejar de remover el caramelo, añadimos la nata en forma de hilo, para que nos de tiempo a removerla bien, y que nos salgan los mínimos grumos posibles.

Si nos salen grumos (caramelo que se ha solidificado), no te preocupes, tiene solución, aunque la cantidad de caramelo que se ha solidificado sea grande. Lleva el cazo nuevamente al fuego, al mínimo y con paciencia y sin dejar de remover, los grumos desaparecen.

Cuando la mezcla esté bien suave, y haya espesado un poquito, retiramos nuevamente del fuego, ya definitivamente y añadimos la mantequilla. Removemos hasta que se deshaga y dejamos que enfríe completamente antes de añadirlo a la mezcla del helado.

Hacer la mezcla para hacer el helado de nata, es más que fácil, es casi ridícula la realización de lo básica que es. Únicamente tenemos que montar la nata, y luego mezclar la leche condensada con movimientos envolventes. Ya está.

Helado de nata y caramelo

Para mi, lo más importante en este tipo de helados, es como lo congelamos. No necesitamos ni heladera ni estar moviendo el helado cada cierto tiempo con este helado.

Es esencial que el recipiente donde vayamos a congelarlo cierre bien, pero además, y esto es esencial, hay que forrar el recipiente con papel film varias veces. y de forma que quede muy bien sellado. Este es uno de los secretos.

La receta.

HELADO DE NATA Y CARAMELO

Helado de nata y caramelo, exquisito como acompañamiento con el café. Las vetas de caramelo entre la nata, hace que cada bocado sea una exquisitez.
Course Postre
Autor Natalia

Ingredientes

Ingredientes para el toffee

  • 90  gr  de azúcar moreno.
  • 250  ml  de nata de montar.
  • cucharadita de mantequilla.

Ingredientes helado de nata

  • 500  ml  de nata para montar.
  • 500  gr  de leche condensada.

Instrucciones

  1. Lo primero es preparar el caramelo o toffee, para que se enfríe completamente antes de añadírselo al helado.
  2. Pon el azúcar en un cazo, a fuego lento. Sin removerlo, deja que se vaya formando el caramelo (que se deshaga el azúcar).
  3. Pon la nata a calentar en otro recipiente.

  4. Una vez formado el caramelo, retira la cazuela del fuego, y añade la nata, poco a poco y removiendo rápido y constantemente, hasta terminar con la nata. (Estamos trabajando con caramelo, donde la temperatura es altísima, por favor, hay que tener cuidado al hacerlo y mejor sin nadie cerca).
  5. Vuelve a poner la cazuela al fuego. Es mas que probable que se hayan formado grumos en el caramelo, no te preocupes, suele pasar . Ahora con paciencia, con el fuego al mínimo, y sin dejar de remover, estos grumos van a ir desapareciendo.
  6. Una vez que la mezcla está suave y sin grumos, retira del fuego y añade la mantequilla, revuelve bien y deja enfriar.
  7. Una ve que tenemos el caramelo ya frio, puedes hacer la mezcla del helado de nata.
  8. En un recipiente grande y frío, monta la nata Y añade la leche condensada. Mezcla con movimientos envolventes, intentando no bajar mucho la nata, pero tienes que mezclarlo bien.
  9. Ya puedes montar el helado.
  10. En el recipiente que hayas elegido para formar el helado, pones la mitad de la mezcla de nata y leche condensada. Extiende y alisa la mezcla.
  11. Pon 1/3 del caramelo frio, por encima en forma de hilo, para repartirlo por la superficie. Con una cuchara, mezcla un poco el caramelo con la nata, pero no para que se mezclen completamente, sólo para que se intercalen los ingredientes, para formar vetas por la mezcla de nata.
  12. Con cuidado, pones el resto de la mezcla de nata y la extiendes. Ten presente, que debes dejar suficiente espacio para el caramelo y poner la tapa del recipiente.
  13. Pones otro tercio del caramelo y repites los movimientos con la cuchara. Alisa la preparación y tapa el recipiente. Envuelve el recipiente con varias capas de papel film, dejándolo bien sellado.
  14. Mételo al congelador un mínimo de 5 horas, y ya tendrás listo el riquísimo helado.

Notas

  • Puedes utilizar tanto leche condensada normal, como la versión desnatada, la diferencia es inapreciable al paladar.
  • Si pruebas el helado antes de congelarlo, el sabor de la leche condensada será bastante prominente, pero una vez que se ha congelado, el sabor de la nata será el que resalte.
  • El caramelo que te sobre, se mantiene perfectamente en el frigorífico preservado del aire, y lo puedes utilizar para agregarlo por encima cuando sirvas el helado o en otras preparaciones.
  • Antes de servir el helado, déjalo fuera del congelador 10 minutos, y luego mete la cuchara de servir helado unos segundo en agua muy caliente y haz la bola de helado, ya verás que fácil se forman así.
  • ¿Te gustaría ver el blog alguna receta en especial? ¡Cuéntamelo!

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*