Tarta de crema con fresas y chocolate blanco

Ir a la Receta

Tarta de crema con fresas y chocolate blanco, una tarta donde cada bocado está cargado de sabores, de texturas. No va a dejar a nadie indiferente.

Tarta de crema con fresas y chocolate blanco.

Es cierto que es una tarta que lleva uno poquito de tiempo hacerla, pero también es cierto que merece mucho la pena. Te vas a encontrar con un bizcocho húmedo y suave en sabor. Una crema con trocitos de fresas, y otras dos cremas suizas, de fresa y de chocolate blanco. Esta tarta es para una celebración.

Tarta de crema con fresas y chocolate blanco.

Para el bizcocho, he utilizado crema agria, que siempre aporta un extra de humedad. Y además, los bizcochos se hacen el día anterior, y se dejan toda la noche reposar envueltos en papel film. Te aseguro que notarás el bizcocho más húmedo al día siguiente, y esos bordes que están dorados y un poquito rígidos, estarán blanditos y húmedos.

El bizcocho, aunque lleva extracto de vainilla, tiene un sabor muy especial. Si, sabe a vainilla, pero sabe a vainilla con algo más, y no sabrás identificar ese ‘algo más’. Está delicioso.

La crema con fresas que he utilizado para el relleno, está elaborada con la mejor crema repostera que conozco. La receta de esta crema la puedes encontrar en la receta de los miguelitos, otro dulce que debes probar sí o sí.

La tarta tiene otras dos cremas diferentes, pero que se hacen con una misma. Me explico.
La base de estas dos cremas, es la crema de mantequilla suiza. Una crema que si aún no la has probado, deberías, ya que es un crema muy rica, suave y versátil.

Esta crema de mantequilla suiza, la dividí en dos. Realmente aparté tres cucharadas de esta crema, y añadí dos gotas de extracto de fresa, y un poquito de colorante rosa. Y a la parte mayor, añadí 100 gramos de chocolate blanco fundido. Después de cubrir la tarta con la crema que lleva chocolate, extendí la crema que lleva fresa por distintas partes de la superficie de la tarta. Al hacer esto, consigues que cada bocado sea diferente, unos sabrán más a fresa, y otros más a chocolate. Cada bocado es diferente.

Tarta de crema con fresas y chocolate blanco.

Pero vayamos a por la receta, que seguro es lo que andas buscando.

Tarta de crema con fresas y chocolate blanco

Tarta de crema con fresas y chocolate blanco, un bizcocho húmedo, relleno de una crema con trocitos de fresa y un crema de chocolate blanco que lo cubre, con pinceladas de fresa.

Course Postre
Autor Natalia

Ingredientes

Ingredientes para los bizcochos

  • Medio limón.
  • 120 gr de nata para montar.
  • 250 gr de harina de repostería.
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 1 cucharadita de sal fina.
  • 170 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 350 gr de azúcar blanca.
  • 6 claras de huevo M a temperatura ambiente.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla.
  • 250 ml de leche entera a temperatura ambiente.

Ingredientes para la crema con fresas

  • 4 yemas de huevo talla M.
  • 500 ml de leche.
  • 125 gr de azúcar blanca.
  • 40 gr de harina de maiz (maizena).
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 20 gr de mantequilla.

Ingredientes para la crema de mantequilla suiza

  • 100 gr de chocolate blanco.
  • 250 gr de azúcar blanca.
  • 145 gr de claras de huevo naturales.
  • 275 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • Esencia de fresa.

Otros ingredientes

  • Fresas (205 gr mínimo)

Instrucciones

Elaboración de los bizcochos

  1. Empezamos precalentando el horno a 175ºC, y preparando 3 moldes de 17 cm de diámetro, forramos la base con papel de hornear, y engrasamos con spray o con mantequilla y harina. (Si sólo tenemos un molde, podemos hornear de uno en uno los bizcochos, guardando la masa en el frigorífico mientras se hornea el resto).

  2. Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal, reservamos.

  3. Exprimimos el medio limón encima de la nata de montar, y revolvemos un poco con una cuchara, veremos que esta espesa. Reservamos.

  4. En el bol de la batidora o en uno grande (con la pala K), batimos la mantequilla hasta que esté cremosa, a velocidad alta. Añadimos el azúcar y también a velocidad alta, batimos hasta que se mezclen bien. Raspamos los lados y el fondo del bol, según sea necesario.

  5. Añadimos las claras de huevo y batimos hasta que estén bien mezcladas. Incorporamos la nata, la esencia de vainilla y batimos.

  6. Bajamos la velocidad de la  batidora e incorporamos la harina, mezclando hasta que se integre casi completamente. Añadimos la leche y mezclamos hasta que justo se integre. Ya fuera de la batidora, damos unas vueltas a la masa con una espátula de silicona, pasándola bien por el fondo y los laterales, asegurándonos que no hay restos de harina.

  7. Dividimos la masa entre los moldes y horneamos entre 25-30 minutos. Para saber que está horneado, pincha un palillo en el centro del bizcocho, si este sale limpio, están horneados.

  8. Una vez horneados, los sacamos y los dejamos sobre una rejilla de enfriamiento. Cuando podamos desmoldarlos, lo hacemos, y dejamos que enfríen completamente sobre una rejilla.

  9. Una vez que estén completamente fríos, envuélvelos en papel film y deja que unas horas a temperatura ambiente. De un día para otro está bien.

Preparación de la crema

  1. Lavamos, secamos y partimos en cuadraditos 4 o 5 fresas. Reservamos.

  2. Ponemos en una cazuela, 3/4 partes (aproximadamente) de la leche, el azúcar y la vainilla, y lo llevamos a ebullición, removiendo de vez en cuando. Cuando empiece a hervir, la retiramos del fuego.

  3. Mezclamos la leche restante con la maicena, y removemos hasta que esta esté disuelta.

  4. En un bol mediano (tiene que caber toda la leche), ponemos las yemas y las batimos. Añadimos la maicena que tenemos disuelta y volvemos a mezclar bien.

  5. Ahora, vamos a ir agregando la leche que está caliente, a la mezcla de las yemas de huevo. Lo hacemos muy lentamente, y sin dejar de batir en ningún momento. Tenemos que añadir toda la cantidad de leche, y siempre batiendo.

  6. Cuando hayamos terminado, volvemos a echar toda esa mezcla a la cazuela, poniéndola al fuego. Removemos constantemente mientras vuelve a hervir la mezcla. La mezcla empezará a espesar en unos minutos.

  7. Una vez que haya espesado, la retiramos del fuego y añadimos la mantequilla. Removemos bien hasta que se haya disuelto y mezclado homogéneamente.

  8. Añadimos los cuadraditos de fresa que tenemos reservados y mezclamos.

  9. Pasamos la crema a una bandeja (para que enfríe antes), y la tapamos con film, pegándolo a la superficie. Dejamos que enfríe completamente, podemos meterla al frigorífico, una vez que pierda un poco de calor.

Elaboración de la crema suiza de mantequilla

  1. Funde el chocolate blanco al baño maría, y deja que temple.

  2. En un recipiente, puesto al baño maría, ponemos las claras de huevo y el azúcar, y removiendo constantemente esperamos a que el azúcar se deshaga. Para saber que se ha deshecho completamente, sólo tenemos que coger un poquito de clara entre nuestros dedos, si no notamos ningún grumo, es que está.

  3. Pasamos las claras al recipiente de la batidora, y empezamos a montarlas. Nos va a costar un poco, ya que están calientes, y el recipiente se ha calentado, esto tenedlo en cuenta a la hora de añadir la mantequilla, si las montamos muy rápido y añadimos la mantequilla sin que el recipiente haya enfriado casi completamente, se nos puede derretir. (Si esto pasa, lleva el recipiente al frigorífico, y déjalo unos veinte minutos y sigue).

  4. Debemos montarlo hasta conseguir un merengue duro, ya sabes, el pico que se mantenga arriba.

  5. Bajamos la velocidad al mínimo y empezamos a añadir la mantequilla, que hemos partido en trozos. De uno en uno, y dejando unos segundos entre uno y otro.

  6. La crema empezará a tener pequeñitos trozos de mantequilla y se habrá vuelto mas líquida, está bien. Es posible que es un momento dado pueda parecer que nuestra crema se ha cortado, también está bien.

  7. Subimos la velocidad al máximo, y poco a poco veremos cómo esa mezcla se va convirtiendo en una crema uniforme, y consistente, aunque muy suave (y rica).

  8. Separa tres o cuatro cucharadas de esta crema en un bol. Añade 1 gota de colorante rosa y dos gotas de esencia de fresa. Mezcla hasta conseguir un color uniforme. Reserva a temperatura ambiente.

  9. A la mezcla que tenemos en el bol de la batidora, vamos a añadirle el chocolate fundido y ya bastante frio a la mezcla, con la batidora en marcha a la mínima velocidad.

  10. Una vez que hayas añadido el chocolate, bate a velocidad alta hasta que esté bien mezclado todo.

  11. Con una espátula, separa la crema que esté en los bordes y fondo del recipiente y mezcla. Reserva a temperatura ambiente.

Montaje de la tarta

  1. Cuando tengas todas las cremas, pon uno de los bizcochos en el stand donde vayamos a servir la tarta.

  2. Pon la crema de chocolate blanco en una manga pastelera y corta la punta. Con ella vamos a hacer una círculo de crema por la superficie del bizcocho, en la zona más externa. Va a ser la barrera que va a contener la crema con fresas.

  3. Rellena el interior con crema, dejándola a la misma altura.

  4. Pon el siguiente bizcocho encima, y repite los pasos. Haz una circunferencia con crema por todo el borde del bizcocho, para que haga de barrera y contenga la crema. Rellena con crema de fresas todo el interior.

  5. Recubre con el último bizcocho.

  6. Ahora recubre toda la superficie de la tarta con una ligera capa de crema de chocolate. Esta va a ser una capa recoge migas, para dejar todas la migas que nos pueden salir del bizcocho en su sitio, y que no se muevan cuando pongamos el resto de la crema. Lleva la tarta media hora al frigorífico, para que la crema endurezca y puedas manejar mejor la tarta ahora.

  7. Cuando la crema esté endurecida, pon una nueva capa de crema de chocolate, extendiéndola uniformemente por toda la superficie.

  8. Pon en distintas partes de la tarta, un poco de crema de color rosa y sabor a fresa que tienes reservada. Extiéndela para que se mezcle con la otra crema.

  9. Pon el resto de las fresas en la parte de arriba de la tarta, decorándola.

  10. O puedes cortar un trozo del bizcocho, poner una capa de crema para taparlo, y luego poner más fresas en el hueco decorándolo. Pon las fresas partidas por la mitad, para que se queden más pegadas a la crema.

  11. Ya está lista para servir.

Notas

  • Si vas a tardar unas horas en servirla, guárdala en el frigorífico, y sácala media hora antes de servirla, para que el bizcocho tenga la textura adecuada.
  • Te va a sobrar parte de la crema con fresas, puedes servirla como acompañamiento, o hacer una versión de los miguelitos.

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*