Tarta de queso o cheesecake de nubes

ESTA PUBLICACIÓN PUEDE CONTENER ENLACES DE AFILIADOS. CONSULTE MI POLÍTICA DE DIVULGACIÓN COMPLETA PARA OBTENER MÁS DETALLES.

Ir a la Receta

Tarta de queso o cheesecake de nubes, un sabor misterioso y delicioso perfecto para una reunión entre amigos.

Tarta de queso y nubes

Esta tarta de queso o cheesecake, no tiene un sabor muy habitual, ni es la típica tarta de queso. No tiene sabor a nubes, ni sabor a queso. Es un sabor indeterminado pero muy rico.

Este postre es perfecto para el verano. Primero porque no necesita horno, y segundo porque se guarda en el frigorífico. En cualquier momento que decidas comerte una ración de esta rica tarta, va a ser un bocado fresquito. Ahora que en España estamos en pleno verano, y con temperaturas bastante elevadas, esto va maravillosamente.

Tarta de queso sabor a nubes

Te vas a encontrar con un sabor suave, y textura ligera cuando la pruebes. La textura más gruesa que te vas a encontrar, es la de los bizcochos de la base y los laterales. Los bizcochos que he utilizado, son bizcochos blandos y con sabor a vainilla. Escoge los bizcochos que tengas a tu disposición, siempre que sean blandos y con un sabor no muy fuerte. Al ser unos bizcochos blandos, no los he remojado, ya que aunque tienden a secarse por el aire, van a recoger mucha humedad de la mezcla de queso. Es por esto, que después de probar una versión y otra, prefiero no remojar los bizcochos.

Tarta de queso sabor a nubes

Aunque no os lo creáis, esta receta iba a ser completamente diferente. Iba a ser una receta de tarta de queso y chocolate blanco con cerezas. Y cuando me puse a hacerla, había desaparecido el chocolate y las cerezas. Sí, esto en algunas casas pasa, y habrá personas que se sientan identificadas conmigo, ¿eres alguna de ellas? Dímelo, no quiero sentirme sola.

Al final, mirando lo que tenía para hacer un postre, utilicé las nubes. Dado que me gustó el resultado, decidí hacer la receta para el blog, haciendo pequeñas variaciones. Estas variaciones han sido para rebajar el dulzor y evitar pasos que no creo necesarios, como remojar los bizcochos. Te va a encantar esta Tarta de queso o cheesecake de nubes.

Tarta de queso y nubes

Vamos a por la receta, que es muy fácil de hacer y con pocos ingredientes. Y si te gustan las tartas de queso o cheesecake, mira todas estas recetas de tartas de queso que tengo en el blog.

Tarta de queso o cheesecake de nubes

Una tarta de queso con un sabor muy especial y atípico, pero delicioso. Fácil de preparar y con pocos ingredientes.

Autor Natalia

Ingredientes

  • Bizcochos de soletilla blandos.
  • 750 ml de nata para montar.
  • 150 gr de nubes o marshmallow.
  • 1 cucharada de gelatina en polvo neutra.
  • 6 cucharadas de azúcar impalpable o glas.
  • 300 gr de queso para untar.
  • Chocolate blanco (un poquito)
  • 10 Cerezas y fresas.

Instrucciones

  1. Lo primero es forrar el molde que vamos a utilizar. Es un molde redondo de 22 cm de diámetro desmontable. Tienes que poner papel film forrando el interior, y que sobresalga por el lateral. Pon varias capas de film, para poder mover la tarta en caso necesario.

  2. Pon una capa de bizcochos en el fondo del molde. Corta por la mitad, a lo ancho, los bizcochos y ponlos en el lateral del molde. Como se puede apreciar en las fotos.

  3. En una cazuela, por 500 ml de nata para montar, y añade las nubes. A fuego medio y removiendo frecuentemente deja que las nubes se deshagan.

  4. Cuando veas que prácticamente están completamente fundidas las nubes, deja que repose cinco minutos fuera del fuego.

  5. Pasa toda la mezcla a un bol grande. Con una batidora de varillas, bate hasta que las nubes estén completamente deshechas. Añade la gelatina neutra y el azúcar. Bate para mezclar muy bien y veas que la nata parece que empieza a montar.

  6. La mezcla ya estará bastante templada, es entonces cuando añadimos el resto de la nata y batimos a velocidad alta.

  7. Cuando veas que está medio montada la mezcla, añade el queso y bate hasta que todo esté bien integrado.

  8. Pasa la crema resultante al molde. Con cuidado de no mover los bizcochos, rellena el molde y alisa la superficie.

  9. Cubre con film o papel de aluminio la tarta y métela en el frigorífico un mínimo de cinco horas. O mejor de un día para otro.

  10. Funde un poquito de chocolate blanco, y baña unas cerezas con él. Mételas al frigorífico para que endurezca el chocolate y luego utilízalas para decorar la tarta.

  11. Una vez que esté cuajada, desmolda con mucho cuidado y ponla en la base donde vas a servirla. Decora y guárdala en el frigorífico hasta la hora de servir.

Notas

  • En España se les llama nubes, aunque también se llaman: mashmallow, Malvavisco, ​ masmelo, ​ esponjita, bombón, fringuel o jamón.
  • Escoge los bizcochos que te sean conocidos, pero siempre que sean de los blandos.
  • Dependiendo de lo grandes y largos que sean los bizcochos que tengas, deberás o no cortarlos por la mitad. Debes adecuarlos a tú molde.
  • El molde que yo he utilizado, es el típico para bizcocho desmontable de 22 cm de diámetro.
  • La gelatina que yo utilizo, no necesita humedecerse antes. Lee las instrucciones de tu gelatina por si tienes que modificar este paso.
  • Puedes mantener la tarta por cuatro días en el frigorífico.

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*