Pectina de manzana casera

Pectina de manzana casera, ideal para espesar tus mermeladas elaboradas en casa.

Pectina de manzana casera

Si estas aquí, es que te ha pasado en alguna ocasión lo mismo  que a mi. Has puesto mucho empeño en elaborar una mermelada, y te ha quedado algo más parecido a un zumo espeso.

Traigo la solución, la pectina de manzana. Y lo mejor de todo, hecha en casa de manera muy fácil.

Pero antes de la receta, algunos datos de interés.

Pectina de manzana casera

¿Qué es la pectina?

La pectina es una fibra que se encuentra de manera natural en las frutas, sobre todo en la piel y el corazón de la fruta.

¿Cómo se utiliza?

Normalmente, se añade un 5% del peso de la fruta en pectina.
Por ejemplo: A un kilo de fruta, se le añadirían 50 gr de pectina.

Importante: Para que la pectina reaccione formando el gel, debemos añadir además, azúcar y un ácido.

¿Cuáles son las frutas con mayor o menor cantidad de pectina?

Esta lista nos sirve para saber si debemos añadir más pectina o no cuando hagamos mermelada con ella. Recuerda añadir azúcar y algún ácido para que se forme el gel. Y si sabes alguna fruta que falte en la lista, y la cantidad de pectina que tiene, no dudes en decírmelo para añadirla aquí.

Frutas que contienen mucha pectina: Manzanas, limones, naranjas, mandarinas, arándanos, grosellas, uvas y membrillos.

Frutas que contienen una cantidad media de pectina: Manzanas muy maduras, moras, cerezas, pomelo, higos, peras, piña y naranjas muy dulces.

Frutas que contienen muy poca pectina: Melocotones, albaricoques, nectarinas, fresas y frambuesas.

Y por regla general, podemos decir que la fruta muy madura, apenas tiene pectina. Cuanto más madura la fruta, menor es la cantidad de pectina.

Pectina de manzana casera

Esta receta que pongo, es muy fácil de hacer, y nos aseguramos que la pectina que vamos a añadir a nuestra mermelada es totalmente natural.

Pectina de manzana casera

Pectina de manzana casera, ideal para espesar mermeladas de manera natural.

Ingredientes

  • 1 kg de manzana golden.
  • Agua.

Instrucciones

  1. Lo primero que tienes que hacer, es lavar muy bien las manzanas. Incluso utilizando un cepillo para retirar toda la cera que ponen (a veces) para dar brillo.

  2. Corta las manzanas en seis trozos. No retires el corazón, que es donde reside la mayor parte de la pectina.

  3. Pon los trozos de manzana en una cazuela y cúbrelos con agua. Cuece a fuego bajo, con la tapa puesta, durante 30 minutos.

  4. Pon los trozos ya cocinados en un colador y deja que escurran (sobre el líquido que ya hay), durante varias horas (4 o 5 horas), o durante toda la noche. No presiones las manzanas, deja que escurran solas.

  5. Pon todo el líquido obtenido a cocer (fuego medio) hasta que se reduzca a la mitad.

  6. Una vez que lo retires del fuego, déjalo enfriar y guárdalo en un bote hermético hasta que lo vayas a utilizar.

Notas

  • En un bote hermético y en la nevera, dura como unas dos semanas en perfecto estado.
  • Recuerda que cuando utilices la pectina, debes añadir también azúcar y un ácido para que reaccione y se forme el gel.
  • ¿Te gustaría ver en el blog alguna receta en especial? ¡Cuéntamelo!

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*