Galette rústica de manzana y miel

Una galette rústica de manzana y miel, para volver a la normalidad… (espero ?).

Por fin he vuelto! ? ? … ¿notáis mucha diferencia en las fotos?… ¿pensáis que ha mejorado el tono? ¿la calidad?… … porque según el técnico, a mis ordenadores no les pasa nada ? ni un malware ha salido.. que triste…

Bueno, a lo que nos interesa. Esta maravillosa Galette rústica de manzana y miel.

Ya hemos dejado atrás las Navidades, y ya estamos pensando en San Valentín, pero me apetecía algo poco elaborado, algo rústico y colores naturales..

La masa es poco elaborada y poco fina, pero rica..
Lleva harina normal, harina de maíz, sal, azúcar.. todo esto lo mezclaremos… y luego añadiremos la mantequilla fría, que podemos incorporar incluso con los dedos. Añadimos el buttermilk (leche + limón) y mezclaremos intentando formar una bola. Apenas debemos amasar, sólo hasta que podamos formar una bola. Refrigerar y estirar. Recuerda, se pegará un poco al rodillo, pero sólo un poco, y está bien.

He utilizado azúcar moreno para macerar las manzanas, para conseguir un ligero sabor a caramelo cuando horneen. Y nada más. Sólo manzana y azúcar moreno, la miel que se añade después de hornear, terminará por dar todo el sabor.

La receta.

Galette rústica de manzana y miel.

Una corteza rústica, nada fina, crujiente en algunas zonas, y exquisita junto a las manzanas asadas medio caramelizadas… con un chorrito de miel… y aún caliente esta… uuummm..
Plato Postre
Raciones 6

Ingredientes
  

  • 225 gr de harina todo uso.
  • 30 gr de harina de maiz.
  • 70 gr de azúcar blanquilla.
  • 1/4 cucharadita de sal fina.
  • 65 gr de mantequilla fría cortada en cubitos.
  • 75 ml de leche desnatada, o normal.
  • 1 limón.
  • 420 gr de manzanas golden (ya limpias).
  • 2 cucharadas de azúcar moreno.
  • 1 huevo.
  • 3 cucharadas de miel líquida.

Elaboración paso a paso
 

  • En un bol grande, ponemos la harina normal, la harina de maiz, azúcar y la sal. Mezclamos con unas varillas.
  • Exprimimos la mitad del limón, sobre la leche, y lo dejamos reposar. 
  • Agregamos la mantequilla a la mezcla de harina, y con ayuda de un mezclador, o con los mismos dedos, mezclaremos hasta conseguir una especie de harina gruesa e irregular.
  • La leche con el zumo de limón que tenemos reposando, habrá adquirido un aspecto de leche cortada, está bien, es así. La incorporamos al bol, y con ayuda de una cuchara de madera, iremos mezclando y formando una bola.
  • Al final pasaremos a amasar con las manos. No deberemos intentar conseguir una masa fina, sólo intentaremos formar una bola que se quede compacta. Veremos distintas tonalidades en la masa, está bien. Envolvemos en film la bola, y la refrigeramos por una hora.
  • Seguido preparamos las manzanas. 
    Las lavamos bien, y las partimos por la mitad. Retiramos el corazón y todo lo que no se coma. Estas mitades las partimos a su vez en cuatro trozos.
  • Ponemos todos los trozos en un bol, y exprimimos la otra mitad del limón por encima. Añadimos el azúcar moreno y removemos. Tapamos con film, y llevamos al frigorífico hasta la hora de hornear.
  • Pasado el tiempo de refrigeración, ponemos a precalentar el horno a 175ºC. 
  • Extendemos la masa con ayuda de un rodillo. Lo hacemos directamente sobre el papel de horno, y aunque intentaremos hacer una forma circular, no hace falta que sea perfecta. Contra más lo estiremos, más rápido horneará.
  • Ponemos las manzanas que tenemos macerando, sin el líquido, en el centro. Las repartimos pero sin llegar al borde, dejando unos cuatro centímetros de masa, para formar la cubierta.
  • Formamos la cubierta, doblando la masa que queda libre hacia dentro, cubriendo las manzanas. Haremos los pliegues que sean necesarios para cerrar la cubierta.
  • Batimos el huevo, y pincelamos la cubierta y el borde de la tarta. Aquí también podemos espolvorear azúcar blanquilla por el borde, para que caramelice.
  • Horneamos de 45 a 1 hora, hasta que los bordes y la cubierta esté dorada.
  • Cuando la saquemos, pondremos la bandeja encima de una rejilla, pero no hace falta sacar la galette de ella.
  • Si vamos a servirla pronto, podemos añadir ahora la miel, repartiéndola por encima, pero si vamos a tardar, mejor añadirla en el último momento.

Notas

  • Se puede comer perfectamente en caliente o en frío. 
  • Si bien se puede comer al segundo día, ciertamente pierde un poco.

Feliz día!!

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Flan de claras de huevo
Flan de café fácil y sin horno
Buttercream o crema de mantequilla para hacer flores
Glasa real o royal icing
Mantecol argentino
Tarta de vainilla
Tarta de queso y chocolate blanco sin horno
Mermelada de sandía casera