Helado de nata con chocolate blanco y crocante

El helado de nata con chocolate blanco y crocante, no te dará ningún cargo de conciencia al saborearlo. Bueno, casi ninguno. 🙂

Helado de nata, con chocolate blanco y crocante.


Ya en la realización vas a gastar la mitad de las calorías que vas a consumir… (casi).. 🙂
Es un helado para una, o dos personas… para una sentada, ó para dos… todo dependerá del calor que haga, de tú animo… de lo buena que te sientas en ese momento para compartir…

Helado de nata, con chocolate blanco y crocante.

Vi la realización en facebook,  un video de delish, y simplemente me encantó, y decidí probar para ver si resultaba, y el resultado es fantástico 🙂

Helado de nata, con chocolate blanco y crocante.


Ventajas. Primero, que haces helados chiquitines, y no unas recetas grandes que al final tienes en el congelador ocupando sitio. No nos engañemos, no se come helado todos los días, ni siempre apetece el mismo sabor. En la variedad está el gusto 🙂
Segundo, no manchas! (apenas 🙂 )… todo se hace en el mismo tarro..
Tercero, te va a animar el día, y no precisamente cuando te lo comas, también cuando lo hagas.. ya verás ya…

Helado de nata, con chocolate blanco y crocante.

Bueno, seguro que hay un montón de ventajas más… y seguro que unas cuantas más originales que las mías… ¿sabes alguna más? Compártela con nosotr@s, y si es disparatada… mejor que mejor 🙂

Helado de nata, con chocolate blanco y crocante.

Vamos a por la receta:

Helado de nata con chocolate blanco y crocante

Natalia
Un helado sabroso, que su principal misión es alegrarte el día.
Tiempo de preparación 10 min
Plato Postre
Raciones 2

Ingredientes
  

  • 160 ml de nata para montar.
  • 1 y 1/2 cucharada de azúcar blanquilla.
  • 25 gr de chocolate blanco rallado.
  • 2 cucharadas de crocante de almendra.

Elaboración paso a paso
 

  • Empezamos decidiendo el frasco de cristal que vamos a utilizar. De unos 300 ml de capacidad. El que yo he utilizado, es el de una mermelada, bien limpito.
  • Ponemos en el bote, la nata y el azúcar. Cerramos el frasco, y batimos.. bailamos… meneamos… agitamos.. 🙂 lo que más te guste 
    (si bailas, con la puerta de la cocina cerrada, como si no hubiese nadie más en el mundo, gastas el doble de calorías… y encima te dura la sonrisa todo el día 🙂 ). Hasta que la nata se monte parcialmente, como en la última foto.
  • Añadimos el chocolate rallado, ó en trocitos muy chiquitines, y las almendras crocante.
  • Mezclamos con una cuchara, agitamos un poco más, y al congelador por cuatro horas.. Listo!

Notas

  • Cuando cierres el bote para ya congelarlo, recuerda limpiar bien los bordes, se han podido manchar al agitar, y puede resultar mas difícil de abrir una vez congelado.
  • Cuando vayas a consumirlo, dejarlo a temperatura ambiente cinco minutos antes.
  • Disfruta!

Feliz día!!

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Flan de claras de huevo
Tarta de vainilla
Flan de café fácil y sin horno
Tarta de queso y chocolate sin horno
Galletas de mantequilla con chocolate
Pectina de manzana casera
Glasa real o royal icing
Tarta de queso y chocolate blanco sin horno