Crème brûlée para dos
Crème brûlée para dos

Una Crème brûlée para dos raciones, un clásico, un capricho que todos deberíamos darnos de vez en cuando 🙂

Una crema suave, con una capa de azúcar caramelizado y un suave sabor a vainilla.

Crème brûlée para dos

La crème brûlée, tiene fama de ser algo complicada de hacer, pero quitaros ese miedo, es facilísimo.

Crème brûlée para dos

Consiste en formar una crema con nata, yemas de huevo, vainilla, azúcar y un poquito de sal. El azúcar hay que disolverlo en la nata, y lo hacemos calentándola. Y debemos tener cuidado de que no nos cuajen las yemas al incorporar la nata caliente. Es fácil, tenemos que dejar que enfríe un poco la nata, y luego no dejar de batir los huevos hasta incorporarla completamente.

Crème brûlée para dos

¿El truco para que nos quede tan fina la crema? Que debemos colarla. Con un colador fino, la colaremos dos veces mejor que una si es posible. Al colarla, evitaremos que se pase algo de yema cocinada, y bajaremos la espuma que seguro que nos ha salido.

Crème brûlée para dos

¿Hornearla al baño maría? Si. ¿A temperatura tan baja? También. La crème brûlé solo debe estar tostada por la superficie gracias al azúcar que quemaremos. Por lo demás, debe ser clara. Si vemos que se nos dora la superficie en el horno, o baja la temperatura, o incluso, puedes tapar el molde con un poco de papel de aluminio.

El tiempo de horneado es orientativo, ya que dependerá de la profundidad de los moldes. Yo he utilizado 2 ramequines de 9 cm de diámetro y 5 cm de alto.

Debemos sacarla del horno, cuando aún el centro no esté completamente cuajado, se quedará perfecto cuando enfríe.

Crème brûlée para dos

Y si lo que más os gusta de esta receta es la capa caramelizada de la superficie, no os lo penséis, e incorporarla a otras recetas, yo la tengo en un arroz con leche cremoso, delicioso.
La receta.

Crème Brûlée para dos

Natalia
Una crema suave de vainilla, recubierta de una capa crujiente de caramelo.
Tiempo de preparación 10 min
Tiempo de cocción 30 min
Tiempo total 40 min
Plato Postre
Raciones 2

Ingredientes
  

  • 250 ml de nata para montar.
  • 2 y 1/2 cucharadas de azúcar normal.
  • 1/8 cucharadita de sal fina.
  • 3 yemas de huevo grandes.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • Más azúcar para formar la capa crujiente, dependerá del diámetro del molde.

Elaboración paso a paso
 

  • Empezamos precalentando el horno a 140ºC, y ponemos la rejilla en el tercio inferior del horno.
  • Ponemos agua a calentar, que utilizaremos para hacer la crème brûlée al baño maría.
  • En una cazuela pequeña, ponemos 125 ml de la nata, el azúcar y la sal. Lo ponemos a fuego medio-bajo, hasta que empiece a hervir, removiendo frecuentemente.
  • Retiramos del fuego al primer hervor, y añadimos el resto de la nata. Dejamos enfriar un poco.
  • En otro recipiente, batimos las yemas hasta que estén bien combinadas. Agregamos la vainilla y 1/4 de la mezcla de la nata, sin dejar de batir, hasta que esté todo combinado.
  • Vamos agregando lo que queda de la preparación sin dejar de batir, hasta obtener una crema homogénea y algo pálida. 
  • Colamos la preparación con un colador fino, y si nos queda algo en el, lo desechamos. 
  • Ponemos los ramequines en una bandeja que tenga un poco de fondo.
    Dividimos la crema que hemos preparado entre los dos ramequines, y ponemos el agua que hemos calentado en la bandeja, medio centímetro de altura bastará. 
  • Metemos la bandeja en el horno, y horneamos durante 30 minutos. El tiempo dependerá de como son de hondos los moldes. 
  • Los sacamos, cuando aún se mueva un poquito el centro. Y tenemos que estar pendientes, que no se doren por encima. Si es necesario podemos poner un poco de papel de aluminio por encima.
  • Un vez fuera del horno, dejamos que enfríe a temperatura ambiente. Luego tapamos con papel film, y llevamos los recipientes al frigorífico, y lo dejamos un mínimo de una hora. (Puede estar hasta dos días).
  • Cuando vayamos a servirlo, ponemos azúcar formando una capa fina y uniforme por toda la superficie. Y con ayuda de un soplete de repostería, la quemamos para que caramelice. Debemos mover el soplete continuamente, para que no se queme demasiado en algunas zonas.
  • Una vez que enfríe el azúcar, se formará la capita típica de la crème brûlée.

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Flan de claras de huevo
Flan de café fácil y sin horno
Tarta de vainilla
Quesada pasiega
Mantecol argentino
Galletas de mantequilla con chocolate
Buñuelos de yogur rápidos
Tarta Pantera Rosa