Mermelada de tomate

Mermelada de tomate con un toque de vainilla, un nuevo sabor para los desayunos, o para acompañar la carne.

Mermelada de tomate y vainilla.
Mermelada de tomate y vainilla.

Esta mermelada, es una de las opciones que tienes cuando ya no sabes que hacer con esos tomates maduros que todos tenemos en algún momento. Es curiosa, es diferente.

Mermelada de tomate y vainilla.

No tiene ningún tipo de dificultad. La mayor dificultad que nos podemos encontrar, es limpiar y pelar los tomates. Yo creo necesario limpiar el tomate perfectamente, incluidas las semillas (que yo de toda la vida he llamado pititas).
Para pelar fácilmente los tomates, lo único que tenemos que hacer es meterlos durante un minuto en agua hirviendo, y luego pasarlos a agua muy fría. Se despellejan prácticamente solos. Y quitarle las semillas es cuestión de ayudarnos con una cuchara pequeña, y luego cuando hierva, podemos quitar alguna que nos haya quedado.

Nos puede pasar una cosa, que la variedad de tomate que utilicemos, tenga mucha agua. ¿qué hacemos entonces? Una vez que lleve como media hora hirviendo despacio, vamos a ver si tiene muchísimo líquido, ¿qué hacemos? Retirarlo, tal como suena, con ayuda de un cazo, sacamos parte de ese líquido y lo desechamos.

Mermelada de tomate y vainilla.

La receta:

Mermelada de tomate

Una mermelada de tomate con un punto de vainilla. Un nuevo sabor para el desayuno, o un nuevo acompañamiento para las carnes.

Ingredientes
  

  • 1 kg de tomates maduros y limpios (podemos necesitar hasta 2 kg).
  • 750 gr de azúcar blanca.
  • 1 cucharadita de vainilla.

Elaboración paso a paso
 

  • Preparamos los tarros que vayamos a utilizar, sin son pequeños unos tres o cuatro, si son un poco grandes, uno o dos. Los lavamos, y luego los hervimos diez minutos, y dejamos que se sequen.
  • Lo primero que tenemos que hacer es escaldar los tomates, para poder pelarlos con facilidad.
  • Ponemos a hervir agua en una cazuela, y hacemos dos cortes en forma de cruz en la piel de los tomates (como en la foto), reservamos hasta que el agua empiece a hervir. También preparamos un recipiente con agua muy fría, agua con cubitos de hielo si puede ser.
  • Una vez empiece a hervir el agua, metemos los tomates durante un minuto. Pasado el minuto, los pasamos al recipiente con agua helada, donde les dejamos cinco minutos antes de empezar a limpiarlos.
  • Primero retiramos la piel a los tomates, y también retiraremos las pitas que tenga, y lo no comestible del tomate. Los troceamos y ponemos en un bol.
  • Ya con ellos limpios los pesamos, para obtener el kilo que necesitamos.
  • Añadimos el azúcar por encima de los tomates troceados y la vainilla, removemos bien y tapamos con film trasparente. Dejamos reposar en el frigorífico (si hace mucho calor) de un día para otro.
  • Ponemos los tomates a fuego lento, durante una hora y media más o menos, removiendo muy frecuentemente. Hasta que veamos que la mezcla ha quedado muy reducida y tiene aspecto de mermelada.
  • Apagamos el fuego, y directamente llenamos los botes que tenemos preparados. Los llenamos hasta el borde, cerramos bien, y les ponemos sobre una superficie hasta que enfríen completamente, dados la vuelta, con la tapa para abajo, así se formará el vacío.

Notas

  • Guardamos nuestros botes de mermelada, en un lugar oscuro, seco y fresco.
  • La vainilla es opcional, pero le da un puntito muy rico a nuestra mermelada de tomate.
  • Si utilizáis una variedad de tomate que contenga muchísima agua, a media cocción se puede retirar bastante de esta.
  • ¿Te gustaría ver alguna receta en especial? ¡Cuéntamelo!

¡Feliz día!

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Flan de claras de huevo
Tarta de vainilla
Flan de café fácil y sin horno
Tarta de queso y chocolate sin horno
Tarta de queso y chocolate blanco sin horno
Pectina de manzana casera
Glasa real o royal icing
Galletas de mantequilla con chocolate