Rosquillas de Semana Santa

Rosquillas de Semana Santa, una receta fácil y rápida de elaborar, además de exquisita.

Rosquillas de Semana Santa

Es una receta que lleva pocos ingredientes, y además los vas a encontrar con bastante facilidad, aunque seguramente los tengas ya en la despensa. Lleva, harina, leche, huevos, aceite de oliva, azúcar, levadura (polvo de hornear), ralladura de un limón y sal. Y aceite de girasol para freírlas. Como puedes comprobar, son ingredientes bastante comunes. Y no, estas rosquillas no llevan anís.

Estas rosquillas de Semana Santa, son crujientes por fuera, pero muy tiernas por dentro, y con un sabor muy rico. Aunque esta receta de rosquillas, creo que es de las mejores que he probado, para mí, el dulce ideal para Semana Santa, es sin duda las típicas torrijas. Aunque si te gusta el chocolate, también es típico regalar huevos de chocolate, te dejo aquí mi versión con la receta de huevo de pascua de chocolate y fresa.

Rosquillas de Semana Santa

Para esta receta se utiliza harina normal, harina de todo uso, pero la puedes sustituir por harina con levadura incorporada como la bizcochona, si es la que tienes en casa.
También puedes sustituir la ralladura de la piel de limón por ralladura de naranja, pero no te aconsejo que cambies a otros sabores.

En casi todas las recetas que hago y llevan aceite entre sus ingredientes, utilizo el aceite de girasol, ya que su sabor es mucho más suave. Y para mi gusto mucho más agradable en los dulces.
Pero en esta receta de rosquillas, se utiliza el aceite de oliva, pero hay que prepararlo primero. Se calienta hasta que empiece a humear, y cuando lo haga, déjalo 15 segundos y lo retiras del fuego. Con esto vamos a conseguir que se quite ese sabor a aceite cruda y baje un poco su intensidad. Pero no te olvides de dejarla enfriar antes de añadirla al resto de ingredientes.

Rosquillas de Semana Santa

La receta.

Rosquillas de semana Santa

Unas rosquillas crujientes por fuera y tiernas por dentro con un sabor exquisito. Receta con pocos ingredientes y muy fáciles de encontrar, aunque seguramente los tengas en casa.

Course Postre
Servings 14

Ingredientes

  • 100 ml de aceite de oliva.
  • 400 gr de harina todo uso.
  • 1 cucharada de levadura en polvo. (1 sobre).
  • 2 huevos medianos.
  • 100 ml de leche.
  • 100 gr de azúcar blanca.
  • 1 cucharadita de sal.
  • Ralladura de la piel de un limón.
  • Aceite de girasol para freir.
  • Azúcar para embadurnar las rosquillas.

Instrucciones

  1. Lo primero es preparar el aceite. Pon el aceite de oliva en una cazuela, y calienta hasta que empiece a humear. Déjala 15 segundos y retírala del fuego. Espera a que enfríe completamente antes de añadirla a la receta.

  2. Junta en un bol la harina y la levadura. Remueve para que se mezcle y reserva.

  3. En un bol, pon los huevos, el azúcar, la sal y la ralladura de limón. Bate hasta mezclar bien.

  4. Añade la leche, el aceite ya frío y mezcla hasta que los ingredientes estén bien mezclados.

  5. Tamiza la mezcla de harina y levadura sobre la mezcla de los huevos. Mezcla bien con ayuda de una cuchara. Una vez mezclado todo, tapa con un paño la masa y deja que reposte 20 minutos.

  6. Engrasa tus manos con un poco de aceite, y con una cuchara ve cogiendo porciones de masa y formando una bola con tus manos.

  7. Cuando hayas terminado con toda la masa, aplasta un poco todas las bolitas, y pon una encima de otra, en grupo de dos. (Como en la foto).

  8. Con el dedo, haz un agujero enmedio.

  9. Y con los mismo dedos, ensancha este agujero.

  10. En una cazuela pequeña o una sarten honda, pon sufiente aceite de girasol para que la rosquilla pueda flotar. Calienta el aceite a fuego medio. Tienen que freirse pero no muy rápido, para que se hagan por dentro. Si ves que se doran muy rápido baja el fuego.

  11. Echa las rosquillas al aceite, y verás que se quedan en el fondo, cuando floten es el momento de dar la vuelta a la rosquilla. Luego ve dando varias vueltas hasta que se doren bien.

  12. Ve dejando las rosquillas sobre papel absorvente, y antes de que se enfríen completamente, pásalas por azúcar. Ya estarían listas para comer.

Notas

  • Puedes sustituir el aceite de oliva por el de girasol, pero en este caso no hace falta que lo cocines antes. Pero si tienes oportunidad, utiliza el de oliva preferiblemente.
  • Cuando frías las rosquillas, estas deben poder flotar en el aceite, y tener espacio para moverlas. Ten en cuenta que van a aumentar de tamaño cuando se estén friendo.
  • Una vez que estén completamente frías, guárdalas en una bolsa con zip, o en una caja o en un recipiente que puedas cerrar, para resguardarlas del aire.

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*