Tarta de queso y chocolate blanco sin horno

ESTA PUBLICACIÓN PUEDE CONTENER ENLACES DE AFILIADOS. CONSULTE MI POLÍTICA DE DIVULGACIÓN COMPLETA PARA OBTENER MÁS DETALLES.

Ir a la Receta

Esta receta de tarta de queso y chocolate blanco sin horno, no debería faltar en tu recetario. Es una gran alternativa por su facilidad de preparación y por sus pocos ingredientes.

Tarta de queso y chocolate blanco sin horno

Además, no necesita horno, y eso se agradece en las épocas de calor.

Es una tarta con un potente sabor a chocolate blanco y también a lácteos, algo que hay que tener presente.
Su sabor a lácteos tan pronunciada, se debe, a qué utilizo cuajada para elaborarla. Si el sabor a cuajada no es de tu gusto, puedes cambiar este ingrediente por gelatina neutra.

porción de tarta de chocolate blanco

El molde que utilizo, es de 22 cm de diámetro, con una altura de 7 cm, y desmontable.
Lo mejor de esta receta, es que puedes presentarla casi como tú quieras, ya que queda bonita siempre.

Por ejemplo. Si tienes una comida más especial o más seria, puedes presentarla en vasitos transparentes. Preocúpate que estos (los vasos) sean monísimos de la muerte, y tendrás el éxito asegurado.

Si te gustan las tartas de queso, pásate por estas recetas, encontrarás algunas increíbles.
Te recomiendo que pases a ver la receta de Tarta de queso y chocolate sin horno, que es muy parecida a esta, pero con chocolate negro. La tarta de queso y leche condensada, también es una tarta rápida con un sabor especial. Si te gusta la leche condensada te va a encantar.
¿Te gustan las gominolas que se llaman nubes? Si tu respuesta es que si, mira esta receta de Tarta de queso o cheesecake de nubes te va a encantar.

Tarta de queso y chocolate blanco

La elaboración de la tarta es muy sencilla, como he comentado antes. Básicamente es hacer la base por un lado, y meterla al frigorífico. Luego va la mezcla principal que se hace en dos partes y luego se une. Y por último, y ya cuando ha cuajado la tarta, se añade el ganache para decorarla.

Pero vamos a por la receta.

Tarta de queso y chocolate blanco sin horno

Una tarta con alto sabor a chocolate blanco y sabor lácteo. Preciosa para servirla como tarta común, o ponerla en unos vasitos para servirla individualmente.

Course Postre
Servings 12
Autor Natalia

Ingredientes

Ingredientes para la base de la tarta

  • 200 gr de galletas tipo María.
  • 80 gr de mantequilla fundida sin sal.

Ingredientes para el relleno de la tarta

  • 300 gr de queso de untar.
  • 300 gr de chocolate blanco para fundir.
  • 400 gr de nata para montar.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 2 sobres de elaboración de cuajada.
  • 250 ml de leche desnatada.

Ingredientes para la cobertura de la tarta.

  • 100 gr de chocolate blanco.
  • 50 gr de nata para montar.

Instrucciones

Preparación de la base de la tarta.

  1. Prepara el molde. Forra el lateral del molde con papel de hornear o algo similar, para ayudarte a desmoldar la tarta. El molde utilizado es de 22 cm de diámetro.

  2. Tritura las galletas de chocolate hasta que sean polvo, y añade la mantequilla fundida. Mezcla muy bien hasta que toda la galleta se haya humedecido con la mantequilla.

  3. Distribuye uniformemente toda la mezcla en el fondo del molde. Con ayuda de una cuchara o lo que más te guste, aplana y compacta la mezcla. Lleva al frigorífico el molde mientras preparas el resto de la tarta.

Preparar el relleno

  1. En una cazuela, pon el queso, la nata, la vainilla y el chocolate a trocitos.

  2. Ponemos la cazuela a fuego medio-bajo, y calentamos la mezcla hasta que se disuelvan todos los ingredientes. No te olvides de remover frecuentemente la mezcla

  3. Mientras se calienta la mezcla, en un bol ponemos la leche y añadimos los sobres de cuajada. Disolvemos la cuajada mezclando bien.

  4. Una vez que tenemos todos los ingredientes disueltos, añadimos la leche con la cuajada disuelta y mezclamos bien. Según se vaya calentando la mezcla, veremos que empieza a cuajar.

  5. Retira la mezcla del fuego. Inmediatamente cuela esta mezcla sobre la base de la tarta que tenías en el frigorífico.

  6. Alisa la mezcla y lleva nuevamente al frigorífico.

Preparar la cobertura o ganache.

  1. Pon en un bol que se pueda meter al frigorífico el chocolate en trozos y la nata. Pon a calentar a máxima potencia durante un minuto. Mira si la nata está bien caliente y el chocolate blando. Si es así, remueve con un tenedor hasta mezclarlo bien. Si el chocolate está un poco duro aún, calienta unos segundos más.

  2. Lleva el ganache al frigorífico, para que enfríe y coja consistencia.

  3. Pasadas cuatro horas, o al día siguiente. Desmolda la tarta, y distribuye el ganache por la superficie, dejando caer un poco por los laterales.

  4. Guarda en el frigorífico hasta la hora de servir.

Notas

  • Yo he utilizado la leche desnatada, pero puedes utilizar la que tu quieras mientras no de sabor (leche de coco, de almendras… ).
  • Si quieres un sabor menos potente a lácteos, puedes sustituir los sobres de cuajada por gelatina neutra.
  • Puedes mantener la tarta en el frigorífico hasta tres-cuatro días, en un recipiente hermético o cubierta.

Deja un comentario

Calificación





*