Tarta de queso y naranja al horno
TartaQuesoHorno

Ya sé que tengo una tarta de queso y naranja publicada, pero esta es un poco distinta, esta es horneada. Es una tarta suave, con un sabor delicado a naranja y perfecta para el verano.

Lleva muy pocos ingredientes, y la preparación es rápida. Lo único que nos va a llevar un tiempo es el horneado y el reposo.

TartaQuesoHorno4

¿Nunca os ha pasado que los tiempos que pone en una receta de tarta de queso, no corresponde a lo que os tarda a vosotros? A mi siempre, nunca me coincide. Por eso debemos estar atentos cuando la mezcla está en el horno. Una tarta de queso siempre debe estar ligeramente cruda cuando la sacamos, esto quiere decir, que el centro debe estar blando, tembloroso, mientras que el borde estará consistente al tacto.

TartaQuesoHorno3

También es habitual, que se nos empiece a dorar demasiado, y correr el riesgo de que se nos queme la superficie. Cuando se te haya dorado ligeramente, y aún le quede mucho para que se hornee, pon un poco de papel alba por encima.

TartaQuesoHorno1

También es una tarta versátil en cuanto al sabor, puedes variarlo fácilmente, pero acuérdate de hacer los ajustes necesarios. El sabor de esta receta no es muy pronunciado (me refiero a la naranja), si quieres hacer mas presente el sabor a naranja, puedes poner mas ralladura de naranja en la mezcla de queso.

Es importante hornearla al baño maría, para que no se reseque. Esto significa, que utilizaremos dos moldes. Uno que sea lo suficientemente grande para albergar al molde de la tarta, y además debe ser cerrado, echaremos aquí el agua y mejor que no se pueda ir 🙂 .El molde de la tarta tiene que ser desmontable, para poder sacar la tarta fácilmente cuando esté terminada.

TartaQuesoHorno2

Venga, manos a la obra.
Ingredientes:
Para la base.

  • 220 gr de galletas tipo digestive.
  • 100 gr de mantequilla derretida.
  • Ralladura de una naranja.

Para la mezcla de queso:

  • 600 gr de queso crema.
  • 100 gr de azúcar blanquilla.
  • 4 huevos M.
  • Ralladura de una naranja grande.

Para la gelatina de naranja:

  • 200 ml de zumo de naranja.
  • 2 hojas de gelatina.
  • Una cucharada de azúcar.

Preparación:

– Lo primero y muy importante es preparar el molde. Al se una tarta de queso horneada, debemos forrarlo muy bien, ya que la tarta se hace al baño maría. Esto consiste, en poner un molde mas grande que el que vamos a utilizar para la tarta, que no sea desmoldable, al que echaremos un poco de agua. Al molde en el que pondremos la tarta, lo forramos muy bien por el exterior con papel albal, para que no pueda entrar el agua, y lo situamos dentro del otro molde. Al hornear así, se evita que se reseque la tarta de queso.

– Ponemos a precalentar el horno a 160ºC.

– Empezamos triturando las galletas hasta volverlas polvo, y luego las mezclamos muy bien con la mantequilla derretida y la ralladura de una naranja. Ponemos esta pasta en el molde preparado, presionando bien para que quede un fondo uniforme y bien compacto. Lo metemos en el frigorífico mientras calienta el horno y hacemos la mezcla de queso.

– Para preparar la crema de queso, en un bol grande batimos el queso, el azúcar, y la ralladura de naranja, hasta conseguir una crema suave. Añade los huevos uno a uno, y batiendo muy bien entre uno y otro.

– Vertemos la mezcla de queso sobre la base de galleta, e introducimos el molde de la tarta, en el molde mas grande que tenemos preparado, y los metemos en el horno. Echamos en el molde exterior agua, como unos dos dedos de altura.

– Horneamos de 40 a 50 minutos, esto va a variar dependiendo del horno. Para saber que está cocida la tarta de queso, debemos fijarnos que esté un poquito dorada, el borde esté firme al tacto, pero el centro esté blando. No dejes que se haga por completo el centro de la tarta, terminará haciéndose mientras enfría. Si vemos que se nos está dorando demasiado, podemos cubrirla con papel alba, hasta que la saquemos del horno.

– Cuando esté en su punto, la sacamos y la dejamos enfriar a temperatura ambiente, y luego la metemos en el frigorífico para que enfríe completamente.

– Para hacer la gelatina, ponemos en agua las hojas para que se hidraten. Calentamos un poquito el zumo junto con el azúcar, revolviendo bien para que se disuelva. Lo retiramos del fuego y añadimos la gelatina, revolviendo bien para que se disuelva. Cuando esté templada, casi fría la mezcla de la gelatina, la vertemos sobre la tarta, y la dejamos cuajar en el frigorífico hasta la hora de servir.

– Para desmoldar la tarta, pasa un cuchillo  por el borde, antes de abrir el molde. Y acuérdate de mantener la tarta en el frigorífico. A disfrutar.

Que aproveche… y feliz día!!

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Flan de claras de huevo
Tarta de vainilla
Flan de café fácil y sin horno
Tarta de queso y chocolate sin horno
Galletas de mantequilla con chocolate
Pectina de manzana casera
Glasa real o royal icing
Tarta de queso y chocolate blanco sin horno