Tarta de queso y piña

Tarta de queso y piña, una receta bastante suave y nada pesada para terminar una comida.

Tarta de queso y piña

Es una receta perfecta, para cuando tengamos una comida que sabemos que es bastante contundente, esta tarta aportará frescor y suavidad para finalizar.

Tarta de queso y piña

¿Quién no tiene un bote de piña en su jugo en la despensa? Yo siempre (bueno, menos ahora que lo he terminado, pero ya está en la lista de la compra). La piña siempre aporta frescor a un postre, y el queso sabor y suavidad a las preparaciones. Yo siempre uso una marca blanca de queso de untar, porque no aporta ningún sabor adicional que tape el resto de sabores. Esto es muy importante en este tipo de postres.

Tarta de queso y piña

¿Por qué he utilizado bizcochos crujientes para la base? Porque los tenía en casa muertos de risa. Además de eso, siempre ando probando nuevas bases, nuevos sabores, y quería saber cómo podían quedar, y ha sido un acierto. Son los típicos que se sirven con el chocolate, algunos los llaman de soletilla aunque estos son los crujientes.

Tarta de queso y piña

Si te gusta la piña, te propongo otras recetas, un polo (flash) de piña, un flan de piña o unas peras confitadas en melocotón con piña. Y si también eres una entusiasta de la piña, y tienes alguna receta riquísima de piña, cuéntamelo en los comentarios, me encantaría probarla.

La receta.

Tarta de queso y piña

Una tarta fresca y ligera para cuando queramos un postre ligero.
Plato Postre
Raciones 9 raciones

Ingredientes
  

  • 75 gr de mantequilla derretida.
  • 125 gr de bizcochos crujientes (bizcochos de soletilla, versión crujiente).
  • 125 ml de agua.
  • 10 gr de gelatina neutra en polvo (1 sobre).
  • 500 gr de piña en su jugo.
  • 500 gr de queso de untar light.
  • 200 gr de azúcar glas (variable).
  • 125 ml del jugo de la piña.

Elaboración paso a paso
 

  • Empezamos preparando el molde. Un molde cuadrado de 20 cm y 5 cm de profundidad. Forramos el interior con papel de hornear, dejando que sobresalga por los lados.
  • Preparamos la base de la tarta. Trituramos los bizcochos, y mezclamos bien con la mantequilla fundida, distribuimos la mezcla por la base. Presionamos la mezcla para compactarla, e intentamos que quede distribuida uniformemente y lisa posible.
  • De la piña que tenemos, cogeremos 3 de las rodajas, que serán las que horneemos. Las vamos a partir por la mitad, para que queden mucho más delgadas. No importa, si se rompe cuando las cortemos. Ponemos la piña laminada en la bandeja del horno, sobre papel de hornear, y horneamos la piña a 200 ºC durante diez minutos más o menos. La bandeja la situaremos arriba del horno, y utilizaremos solo calor arriba. Nos tienen que quedar un poco doradas, según las vayamos viendo, las dejaremos unos minutos más. No hace falta precalentar el horno.
  • Una vez horneada, sacamos la bandeja y dejamos que se enfríe allí mismo.
  • En un vaso ponemos la gelatina con el agua, removemos un poco y dejamos que se hidrate.
  • En un bol, ponemos el queso y el azúcar y mezclamos muy bien con unas varillas manuales, probamos, si te gusta un poco más dulce, añade una o dos cucharadas de azúcar y remueve. Reservamos.
  • Cortamos el resto de la piña en trocitos pequeños, y los añadimos a la mezcla de queso y azúcar.
  • Calentamos la gelatina que tenemos hidratando en el vaso, y lo mezclamos con 125 ml de jugo de piña que tenemos. Mezclamos rápido y lo añadimos a la mezcla que tenemos en el bol, y mezclamos muy bien con las varillas.
  • Pasamos toda la mezcla al molde que tenemos preparado con la base. Tapamos con papel film y lo llevamos al frigorífico, hasta el día siguiente o cuando esté bien cuajado.
  • La piña que hemos horneado, la guardaremos también en el frigorífico, hasta que desmoldemos la tarta, y la utilizaremos para adornarla.

Notas

  • La tarta se guarda en el frigorífico hasta la hora de servir.
  • La piña horneada es muy flexible y podemos enrollarla sin dificultad para hacer las flores.
  • Si bien es mejor dejarla de un día para otro a que cuaje bien, a las cinco horas se podrá servir y comer.
  • ¿no tienes gelatina neutra en polvo? puedes utilizar gelatina neutra en láminas. Sólo tienes que calentar el jugo de piña para deshacer las láminas en él.
  • ¿No tienes este molde cuadrado? Utiliza uno redondo de 20 cm o 22 cm de diámetro.
  • ¿Te gustaría ver alguna receta en especial en el blog? ¡Cuéntamelo!

¡Feliz día!

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Flan de café fácil y sin horno
Tarta de vainilla
Mantecol argentino
Flan de claras de huevo
Tarta Pantera Rosa
Tarta de queso y chocolate sin horno
Buñuelos de Guatemala
Buñuelos de yogur rápidos