Galletas de té con sabor a limón

Galletas de té con sabor a limón, una exquisitez pequeña pero adictiva. Es una galleta quebradiza pero suave, con un intenso sabor a limón. Con estas galletas vas a triunfar cuando invites a alguien a tomar un café o té. Te lo prometo.

Galletas de té con sabor a limón

Porque te van a encantar y te vas a querer guardar esta receta de galletas de té con sabor a limón.

Lo primero a destacar en estas galletas es su sabor intenso a limón, pero sin ser ácidas, y con una textura quebradiza que se deshace en tu boca. Esto las hace muy agradables de comer.

Son pequeñas en tamaño, una monada. Puedes poner una en cada plato junto a la taza del café o té, o en pequeños cuencos para rellenar la mesa pero que no ocupan mucho. Además, dado el tamaño, no se hacen pesadas para nadie. Si a la persona le gusta el dulce, puede repetir. Si por lo contrario a la persona que invitaste no le gusta el dulce en exceso, pude probar una y no se sentirá saturada de dulce.

Otra cosa por la que te va a gustar, es porque no es tan dulce. Si, es una galleta, y debe ser dulce, pero no tanto como lo pueden ser otras, y eso es más agradable al paladar.

Y otra cosa muy importante, es que son muy fáciles de hacer, y relativamente rápidas en la elaboración, aunque deben tener un tiempo de reposo y enfriamiento.

Galletas de té con sabor a limón

Ingredientes de las galletas.

Vas a ver que son ingredientes muy básicos.

Harina de repostería. He utilizado harina de repostería para que me queden un poco más suaves. Si te falta este tipo de harina, puedes sustituirla por harina todo uso y harina de maíz (Maizena), incluso podrías utilizar únicamente harina todo uso solamente, aunque te quedarían un poco menos suaves. Pero muy ricas también.

Sal. Todo dulce debe llevar un poco de sal, tanto para bajar un poco el dulzor, como para que la masa no quede sosa, y para potenciar otros sabores.

Mantequilla. Tiene que ser mantequilla, no vale margarina ni nada de eso. La mantequilla va a dar sabor, suavidad y también hará que ligue la masa.

Azúcar impalpable. Para conseguir unas galletas suaves, debe ser azúcar impalpable.

Limones. Para esta receta se necesitan limones naturales, es la única forma de dar este sabor. Si vas a sustituirlo, por favor, que sea con extracto o esencia de limón, nunca con eso que venden en los supermercados como limón líquido, nunca.

Galletas de té con sabor a limón

Elaboración de las galletas de té con sabor a limón.

En un bol bates la mantequilla hasta que esté cremosa. La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente antes de ponerte a batirla.

Una vez cremosa, añade el azúcar impalpable y la mezclas con la mantequilla con una espátula de silicona. Se puede hacer con la misma batidora, pero saldría volando parte del azúcar, de este modo te ahorras eso. No es batirla, sólo mezclarla.

Añade una cucharada de ralladura de la piel de limó y la sal. Bate hasta que la mezcla hay aclarado un poco.

Ahora hay que añadir la harina, que se hará en tandas, para que se mezcle todo muy bien. Una vez que veas que toda la harina está integrada, cubre el bol y llévalo a la nevera un mínimo de 30 minutos.

Divide la masa en bolas de 20 gramos cada una. Cada bola la irás poniendo en la bandeja del horno que llevará papel de hornear en el fondo, y las aplanarás un poco, sólo un poco, para quitar la forma de bola. Y llevas la bandeja al frigorífico de nuevo, mientras calientas el horno. Llevar la masa a enfriar, es clave para que no se aplanen por completo las galletas cuando se hornean.

Hornea las galletas a 175ºC por 14 minutos. A mi se me hornearon en 14 minutos exactos, pero a ti te puede variar un poco. ¿Cómo saber que las galletas están horneadas? Las galletas van a pasar por dos fases, húmedas y secas. A los 10 minutos desde que empiezan a hornearse, abre un poquito la puerta del horno y míralas, estarán un poco brillantes, están en la fase húmeda, aún están crudas. Vuelve a mirar 3 minutos después y verás que ya no están brillantes o lo están muy poco, están casi secas. Cuando abras la puerta y veas que no están brillantes y están ligeramente doradas por la base y/o laterales, ya están y es hora de sacarlas.

Estarán muy blanditas, déjalas en la bandeja hasta que la superficie esté más dura y las puedas mover a una rejilla sin romperlas.

Prepara el baño de las galletas. En un bol chico, pon el azúcar, una cucharada de zumo de limón natural, y una cucharada de ralladura de limón. Mezcla todo muy bien.

Con las galletas puestas en una rejilla y ya frías o casi frías, y una bandeja o papel para que recoja parte del glaseado, ve poniendo una cucharadita de glaseado encima de la cada galleta. Reparte el glaseado por todas ellas, y deja que este solidifique. Si quieres que esto sea rápido, lleva las galletas con el glaseado a la nevera por 5 o 10 minutos, y las tendrás listas para comer.

Galletas de té con sabor a limón

Otras recetas con sabor a limón.

¿Te gusta el limón pero no mucho las galletas? Mira estas recetas con sabor a limón, creo que te van a gustar. Tarta de limón con crema de queso, Con su miga húmeda y suave sabor a limón y con su crema de queso y con sabor a limón también, hace que sea una tarta muy agradable de comer y sabrosa.

Bundt cake de limón, un dulce perfecto para el desayuno o la merienda. Tarta de queso y limón sin horno, un postre suave y fresco para el verano. Tarta de limón y arándanos con crema de queso. Una tarta muy húmeda, con mucho sabor y contraste. Los arándanos frescos, el limón natural, junto con el ligero frosting de queso con sabor a limón, hacen a este pastel, ideal para el verano.

Te invito a que mires esas recetas si eres una persona amante del sabor a limón.

Y aquí la receta directa, con un video para que veas lo fácil que es hacer estas galletas de té con sabor a limón.

Galletas de té con sabor a limón

Galletas de té con sabor a limón

Natalia
Son unas galletas pequeñas con una textura crujiente pero que se deshace en tu boca con un intenso sabor a limón.
Tiempo de preparación 1 hora
Tiempo de cocción 14 minutos
Plato Postre
Raciones 20 galletas

Ingredientes
  

Ingredientes para la masa de las galletas.

  • 115 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 60 gramos de azúcar impalpable.
  • 1 cucharada de ralladura de limón.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 2 cucharadas de zumo de limón.
  • 190 gramos harina de repostería.

Ingredientes para el glaseado.

  • 60 gramos de azúcar impalpable.
  • 1-2 cucharadas de zumo de limón.
  • 1 cucharada de ralladura de limón.

Elaboración paso a paso
 

Elaboración de las galletas

  • Bate la mantequilla hasta que esté cremosa.
  • Añade el azúcar impalpable, y mezcla con una espátula de silicona. Puedes hacerlo con la batidora con las varillas, pero el azúcar puede salir volando, y hacerlo así es fácil, ya que sólo queremos mezclar.
  • Añade la ralladura de limón y la sal. Bate con la batidora con las varillas, hasta que la masa haya blanqueado un poco y esté todo bien mezclado.
  • Añade dos cucharadas de zumo de limón y bate hasta que esté todo perfectamente mezclado.
  • Añade la harina en varias tandas, a la vez que la mezclas con la batidora.
  • Una vez que tengas todos los ingredientes bien mezclados, cubre con film la masa y llévala al frigorífico. Deja que enfríe un mínimo de 30 minutos.
  • Un vez fría, divide la masa en porciones de 20 gramos. Forma bolas con la masa y ve poniéndolas en una bandeja con papel de hornear en la base.
  • Aplana un poco las bolas de masa, sólo un poco, para quitar su forma esférica.
  • Lleva la bandeja al frigorífico mientras se calienta el horno.
  • Calienta el horno a 175ºC.
  • Hornea las galletas durante 13-14 minutos, o hasta que las galletas estén ligeramente doradas por los bordes.
  • Deja las galletas en la bandeja durante unos minutos. Cuando puedas cogerlas sin que se rompan, pásalas a una rejilla para que se terminen de enfriar.

Preparación del glaseado

  • En un bol pon el azúcar impalpable, el limón y la ralladura de limón. Mezcla con una cuchara muy bien hasta que se deshaga el azúcar.
  • Cuando las galletas estén frías o casi frías, reparte el glaseado por encima de las galletas. Deja que se solidifique antes de servir.

Video

Notas

  • Guarda las galletas en un lugar hermético, como una lata de galletas o similar. Aguantan unos cinco días en perfectas condiciones.
  • Puedes hacerlas con harina todo uso, aunque no serán tan suaves como estas, o mezclar harina todo uso con maicena. 
  • El limón tiene que ser natural, si no tienes limones para rallar y exprimir en este momento, puedes sustituirlo por esencia o extracto de limón, pero nunca con el sucedáneo de zumo de limón que venden en las tiendas.
  • Los periodos de enfriamiento son necesarios, son los que van a hacer que las galletas no acaben planas en el horno.
¿Te ha gustado la receta?¡Deja un comentario!

Si te gustan las redes sociales, aquí tienes alguna mía Instagram, Facebook o Pinterest, ¡Te espero por allí!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Anterior publicación