Pasteles de queso, chocolate blanco y fresas

Pasteles de queso, chocolate blanco y fresas, una forma ideal de complacer a tus invitados.

Pasteles de queso, chocolate blanco y fresas

Queso, chocolate blanco, fresas… galletas oreo gold… 🙂 Sí o sí, esto tiene que estar bueno. Y lo está.

La base está realizada con las galletas oreo gold, con la crema incluida, y mantequilla, para que mantenga las galletas unidas y formen la corteza.

A pesar de lo dulce que puede resultar el chocolate blanco, esta tarta en realidad no lo es. Como se puede ver en los ingredientes, la cantidad de azúcar es mínima.

Pasteles de queso, chocolate blanco y fresas

El queso utilizado en esta receta, tiene mucha importancia, ya que si utilizamos un queso de untar que ya lleva incorporado otro sabor, echaría a perder la tarta. Debemos comprar un queso de untar que no tenga sabor añadido, o tenga un sabor muy característico, sólo tiene que saber a queso, para qué no interfiera con el sabor del chocolate blanco.

Mejor con fresas naturales, ahora hay por todas partes. Pero si no tienes fresas naturales, pero si mermelada de fresas, se puede utilizar, pero siempre son mas dulces. Lo que sí es necesario, es el uso de mermelada (casera o no) en esta tarta, es el complemento idóneo.

Si eres una persona amante de las tartas de queso, pero esta no termina de convencerte, tengo una categoría entera para las tartas de queso. Si quieres ir a lo seguro, te diría que probases la tarta/cheese mejorado que para mi es la mejor de todas, también tengo la receta de la internacionalmente conocida tarta de queso del restaurante la Viña también exquisita. Tengo otras un poco más exóticas, como la tarta de queso y piña, o la de queso y manzana verde. ¿Quieres alguna para llevártelas de excursión? Aquí te dejo una tarta de queso y naranja en tarro.

Pasteles de queso, chocolate blanco y fresas

La receta.

Pasteles de queso, chocolate blanco y fresas

Natalia
Una tarta de queso suave en textura y en sabor, convertida en pasteles de ración.
Plato Postre

Ingredientes
  

Ingredientes para la base:

  • 1 paquete de galletas oreo gold.
  • 40-50 gr de mantequilla derretida.

Ingredientes para la crema de queso:

  • 450 gr de queso de untar.
  • 60 gr de azúcar normal (1/4 cup).
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • Una pizca de sal.
  • 165 gr de chocolate blanco.
  • 3 huevos pequeños o 2 huevos grandes.

Ingredientes para la mermelada de fresa:

  • 210 gr de fresas.
  • 50 gr de azúcar.

Elaboración paso a paso
 

  • Empezamos precalentando el horno a 160ºC.
  • Derretimos el chocolate blanco al baño maría, y lo dejamos apartado para que temple.
  • Preparamos el molde, de 20cm x 20cm, forrándolo con papel de aluminio. Para desmoldar la tarta vamos a tener que tirar de este para poder sacarla.
  • En un procesador de alimentos, o manualmente, volvemos polvo las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida, hasta que forme una pasta uniforme.
  • Extendemos esta mezcla por la base del molde. Aplastando la mezcla para que quede bien prieta, e igualada.
  • Metemos al horno mientras hacemos la mezcla del queso y el chocolate blanco. No voy a poner minutos, ya que no necesita un horneado mínimo, sólo necesita que seque un poco. Con el tiempo que tardamos en hacer la mezcla de queso, ya nos vale. Incluso podemos saltarnos este paso, y meterla en el frigorífico mientras hacemos la mezcla de queso para que vaya endureciendo. La diferencia entre una base y otra, es que la horneada es mas fuerte y no se rompe al partir la tarta en porciones.
  • En un recipiente grande, batimos el queso con el azúcar, hasta que la mezcla esté suave y homogénea. Incorporamos la vainilla, la sal y el chocolate blanco que ya estará bastante templado. Tenemos que mezclar de forma suave, a la velocidad mas baja, para no incorporar aire a la mezcla.
  • Batimos un poco los huevos y los incorporamos gradualmente a la mezcla del queso y chocolate, a velocidad baja, sin añadir mucho aire. El batirlos antes, es para que mezclen mas rápido y tengamos que batir menos la mezcla. Pero si bates a baja velocidad y con las varillas siempre dentro de la masa, puedes incorporarlos enteros, de uno en uno.
  • Sacamos del horno el molde con la base que se está horneando y la dejamos unos minutos templar. Suele salir un poco ‘hinchada’, no pasa nada, es así. Con una cuchara la aplastamos, o esperamos a que baje ella misma. Mientras tanto, damos pequeños golpes a la base del recipiente donde tenemos la mezcla de queso (cogemos el recipiente y lo dejamos caer sobre la encimera desde poca altura) para sacar las posibles burbujas que hay en la mezcla.
  • Echamos la mezcla sobre la base de la tarta, de forma suave, para no levantarla, porque está aún frágil.
  • Y la horneamos durante 25-30 minutos. Cuando la saquemos del horno, debe estar blanda, temblando aún por el centro. Dejamos sobre una rejilla, y la dejamos enfriar por completo. Esta tarta queda dorada, sino quieres que quede así, se puede poner un poco de papel de aluminio por encima, pero cuando veamos que se empieza a dorar, no antes, ya que se hincha y luego vuelve a bajar.
  • Para hacer la mermelada, lo único que tenemos que hacer es, poner en una cazuela las fresas troceadas y el azúcar en una cazuela a fuego medio. Las dejamos cocer durante unos minutos, removiendo frecuentemente. Cuando veamos que están bastante cocidas ya, las trituramos con la batidora, para que quede mas suave la mermelada y la dejamos en el fuego unos minutos mas para espesar la mermelada.
  • Ya sólo queda montar el postre.
  • Una vez que esté completamente fría la tarta, la desmontamos tirando del papel de aluminio.  Para que queden bonitas las porciones, vamos a tener que “desechar” los laterales de la tarta. La cortamos en las porciones que queramos. No es una tarta grande, no salen muchas porciones.
  • Ponemos las porciones donde se vaya a servir,  y colocamos la mermelada por encima, dejando una capa uniforme, y con cierta cantidad. La tarta de queso necesita de la mermelada de fresa para sacar bien el sabor. Se puede decir que sin la mermelada, queda un poco ‘sosa’. Y si queremos, terminamos con una fresa entera, o media fresa (como en las fotos) para terminar de adornar.

Notas

  • La tarta se debe conservar en el frigorífico, pero se debe comer a temperatura ambiente.
  • Si necesitas más tarta, dobla los ingredientes y aumenta el tamaño del molde.
  • ¿No tienes molde cuadrado? Usa uno redondo con el diámetro parecido a los lados del molde.
  • ¿Te gustaría la receta de algún postre en especial? Dímelo en los comentarios.

¡Feliz día!

¡Hola! Me llamo Natalia y estas en mi blog de cocina.

Todas las recetas de este blog, están realizadas en una cocina normal con utensilios (mayoritariamente) normales, y con ingredientes comunes.

Si yo puedo hacerlas en mi cocina, tú también puedes

Recetas más populares

Masa de galletas para decorar
Tarta de queso del restaurante La Viña
Mantecol argentino
Flan de claras de huevo
Flan de café fácil y sin horno
Tarta de vainilla
Tarta de queso y chocolate blanco sin horno
Buttercream o crema de mantequilla para hacer flores
Glasa real o royal icing
Mermelada de sandía casera