Helado de café y dulce de leche

Helado de café y dulce de leche, perfecto para estos días de verano como sustituto del café tradicional.

Helado de café y dulce de leche

Y sigo con las recetas fáciles y rápidas, porque no está el tiempo para pasarlo dentro de casa, que hay que aprovechar el verano.

La base de este helado, es la misma de algunas recetas que tengo, como en el helado de galletas surtidas, el helado básico de dulce de leche, helado de naranja con galleta y nueces caramelizadas, o el helado de plátano.

Helado de café y dulce de leche

El conjunto de leche condensada y la nata para montar, nos da una base para que hagamos un helado sin tener que usar heladera, o batirlo manualmente. Algo muy de agradecer.

Helado de café y dulce de leche

La forma de hacerlo es muy fácil.
La nata que vamos a utilizar, la vamos a dividir. Una parte para poder mezclar con el café y disolverlo fácilmente, otra parte, para aligerar el dulce de leche, y la restante para hacer la base del helado.
Mezclaremos todos los ingredientes, excepto el dulce de leche.
Es mejor montar la nata por un lado y luego añadir la leche condensada y el café, que mezclarlo todo junto y luego montarlo. Podemos hacerlo, pero tardará en montar el doble de tiempo.
Luego entremezclaremos las dos preparaciones, y congelaremos. Y ya tenemos el helado.

Helado de café y dulce de leche

La receta.

Helado de café y dulce de leche

Helado de café y dulce de leche. Un helado cremoso y lleno de sabor, y sobre todo muy fácil de hacer.

Course Postre

Ingredientes

  • 500 gr de nata para montar.
  • 370 gr de leche condensada.
  • 100 gr de dulce de leche.
  • 3 cucharadas de café soluble.

Instrucciones

  1. Primero vamos a dividir la nata en tres partes. En un vaso ponemos 125 ml de nata, y en un bol pequeño otros 125 ml, y el resto de la nata en un bol grande.

  2. En el bol pequeño con la nata, agregamos los 100 gr de dulce de leche. Calentamos la mezcla en el microondas un minuto, y lo batimos para que se mezclen los dos ingredientes completamente. Reservamos.

  3. En la nata del vaso, incorporamos el café soluble. Removemos hasta que se disuelva completamente. Reservamos.

  4. Montamos la nata del bol grande. Una vez montada, añadimos la leche condensada, y el café que tenemos disuelto. Batimos a velocidad baja para integrar todos los ingredientes. Se nos bajará un poco la nata, pero batiremos hasta obtener una crema donde se quedan marcados los surcos de la batidora.

  5. En el recipiente que hemos elegido para hacer el helado, iremos intercalando las dos preparaciones que tenemos.

  6. Ponemos unas cucharadas de la mezcla de nata montada, y extendemos en la base. Ahora, añadimos una o dos cucharadas de la mezcla de dulce de leche, por encima de esta capa, de forma irregular. Repetiremos nuevamente, una capa de la mezcla de nata y café, y dos cucharadas de dulce de leche. Así hasta terminar las dos preparaciones, terminar con el dulce de leche.

  7. Tapamos bien el recipiente, y lo llevamos al congelador un mínimo de seis horas. Ya tenemos helado de café y dulce de leche.

Notas

  • Para servirlo, sólo debemos sacarlo del congelador y dejarlo cinco minutos a temperatura ambiente.
  • Si queremos agregarle más cosas, podemos servirlo junto con unas almendras crocante por encima, o con un poco de sirope de chocolate.
  • ¿Te gustaría alguna receta en especial? ¡Cuéntamelo!

¡Feliz día!

Deja un comentario

Calificación





*