Tarta red velvet

Tarta red velvet o también conocida como tarta de terciopelo rojo. Un clásico en la repostería para momentos especiales. Te traigo una receta muy fácil de elaborar y muy rica. Sus bizcochos son esponjosos y delicados con un delicado y especial sabor. Además del clásico relleno de queso. Espectacular.

Tarta red velvet o Tarta de terciopelo rojo.

Esta tarta red velvet te va a encantar porque…

Te va a encantar por su apariencia. El bizcocho rojo y la crema blanca, hace que visualmente sea una tarta muy bonita. Y da igual si lo haces en formato tarta o en formato cupcakes, visualmente son preciosas las dos versiones.

Te va a encantar por su sabor. Aunque lleva chocolate y vainilla, ninguno de estos sabores destaca. La tarta red velvet o tarta de terciopelo rojo, tiene un sabor bastante característico que junto al queso de la crema hace que sea un bocado perfecto.

Y te va a encantar por su textura. El bizcocho es muy esponjoso, la crema es muy suave y todo ello junto, hace que cada bocado sea perfecto.

Tarta red velvet o Tarta de terciopelo rojo.

Ingredientes de la tarta red velvet.

Con esta tarta, vais a comprobar que no hacen falta ingredientes super glamurosos para hacer una tarta espectacular. Se utilizan ingredientes muy básicos, y su preparación es realmente muy fácil.

Ingredientes de esta tarta: leche, limón, vainilla, mantequilla, harina, cacao, azúcar, sal, huevos, vinagre, bicarbonato, colorante rojo, queso de untar. Unos comentarios sobre algunos de ellos.

  • Leche + limón. Sin juntamos estas dos cosas, obtenemos buttermilk. En algunos sitios es muy habitual tener buttermilk en casa, porque lo utilizan mucho. Pero si tu caso es igual que el mío, que únicamente lo utilizas en repostería, esta es la mejor forma. Obtienes justo el que vas a necesitar.
  • Colorante rojo. Es uno de los ingredientes esenciales de esta tarta, por el color lleva el nombre. Es importante tener un colorante de calidad, y que sea en gel o colorante en pasta. Utilizar un colorante líquido va a hacer que no salgan bien los bizcochos, por el líquido añadido que descompensa la receta. Cuando se hornea, el color pierde algo de intensidad, por eso es importante, que cuando lo estes mezclando con el buttermilk obtengas un rojo vibrante.
  • Vinagre de manzana. En la mayoría de las recetas, y en todas las pastelerías que han compartido la receta, siempre dicen y resaltan que debe ser vinagre de manzana. En España, las vinagres normales más habituales son de manzana o de vino, he hecho esta tarta con ambas y no encuentro mucha diferencia en el sabor, quizá sea mi paladar, no lo descarto. Pero siempre se recomienda utilizar la vinagre de manzana, por eso yo también lo recomiendo. Pero entre tú y yo, si sólo tienes vinagre de vino y te apetece hacer esta tarta, hazlo.
Tarta red velvet o Tarta de terciopelo rojo.

Preparación de la tarta red velvet.

Esta tarta es relativamente pequeña, es para dos moldes de 15 cm de diámetro. Y lo primero es prepararlos poniendo papel de horno en el fondo y luego engrasarlos con spray antiadherente. El horno hay que ponerle a precalentar a 170ºC,

Exprime un poco de limón sobre la leche, 4 o 5 gotas, no más, y deja que se corte la leche, será casi inmediato. Y añade aquí el colorante rojo. Busca un color rojo vibrante. Reserva.

Pon en el bol de la batidora o un bol grande los ingredientes secos, la harina, azúcar, levadura, y cacao. Con unas varillas, mézclalo muy bien. Al hacer esto, además de conseguir que se distribuyan bien los ingredientes, conseguimos el efecto de tamizado. Me gusta más hacerlo así cuando se puede, ya que te aseguras la distribución correcta de los ingredientes secos.

Añade la mantequilla y los huevos. La mantequilla tiene que estar blandita, con muy poca presión debes hundir el dedo fácilmente. Si lo consideras necesario, métela unos segundos al microondas, sin que se disuelva. Bate hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Primero bate a mínima velocidad y luego súbela. Te aconsejo que primero mezcles un poco los ingredientes con una cuchara de silicona, para que los ingredientes secos no salgan volando. Mezcla hasta conseguir una crema uniforme.

Añade el buttermilk rojo y la vainilla. Bate nuevamente para que se mezcle todo. Importante, raspa con la cuchara de silicona los lados y fondo del bol, para que el colorante se distribuya bien.

Echa el vinagre sobre el bicarbonato y verás que hace reacción, mézclalo un poco con una cuchara (para que todo el bicarbonato quede mojado con la vinagre) y añádeselo a la masa del bizcocho. Mezcla para distribuirlo.

Reparte la masa entre los dos moldes, alisa la masa y hornea de 25 a 30 minutos. Introduce un palillo en el centro para ver si está horneado, el palillo debe salir limpio o con unas poquitas migajas de bizcocho.

Saca los bizcochos sobre una bandeja de enfriamiento y desmolda dándolos la vuelta, dejando la base arriba y retira el papel de horno. Deja que enfríen completamente. Cuando enfríen, envuélveles en papel film y deja que reposen a temperatura ambiente hasta el día siguiente. Esto es si puedes o quieres. La diferencia es que si lo dejas reposar envuelto, el bizcocho será un poquito menos delicado para manejar y que los bordes que han podido quedar más hechos y un poquito más duros se volverán suaves.

Haz la crema de queso. Muy fácil. Tienes que batir la mantequilla con el azúcar impalpable hasta que cambie de color (la mantequilla blanquee un poco) y esponje un poco la crema. Raspa los laterales y el fondo del bol, tantas veces como sea necesario para que se mezcle uniformemente la crema. Una vez que tengas una bonita crema, añade el queso de untar y vuelve a mezclar muy bien. Ya tienes lista la crema.

Ya sólo te queda decorar la tarta como te guste.

Tarta red velvet o Tarta de terciopelo rojo.

Otras recetas de tartas que te pueden gustar.

¿No te termina de convencer esta receta? ¿Estás buscando algo distinto? Te muestro algunas alternativas.

Tarta de vainilla y toffee, una tarta con mucho sabor que si te gusta el caramelo te va a encantar. Tarta de limón con crema de queso, una suave tarta con un delicado sabor a limón. Tarta para San Valentín de almendras y fresas, exquisita, muy delicada y preciosa. Y una tarta que me encanta por su sabor es la tarta pantera rosa, personalmente de mis favoritas.

Tarta red velvet o Tarta de terciopelo rojo.

Tarta red velvet

Natalia
Receta fácil pero exquisita de la famosa y clásica tarta red velvet o tarta de terciopelo rojo. Junto con una sencilla y equilibrada crema de queso para rellenar.
Raciones 6

Ingredientes
  

Ingredientes para los bizcochos

  • 1 y 1/2 cucharadas de leche.
  • Medio limón.
  • 1/4 cucharadita de colorante en gel rojo.
  • 115 gr de harina todo uso.
  • 10 gr de cacao en polvo.
  • 125 gr de azúcar normal.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo.
  • 135 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 2 huevos L (grandes).
  • 1 cucharadita esencia de vainilla.
  • 3/4 cucharadita de vinagre de manzana.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio.

Ingredientes para la crema de queso.

  • 200 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 160 gr de queso para untar.
  • 160 gr de azúcar impalpable.

Elaboración paso a paso
 

Preparación de los bizcochos.

  • Pon a precalentar el horno a 170ºC y prepara dos moldes de 15 cm de diámetro, forrando la base con papel de hornear, y engrásalos con spray antiadherente.
  • Exprime 4 o 5 gotas de limón sobre la leche, espera un momento hasta que se corte la leche, así conseguimos buttermilk.
  • Mezcla el color rojo con el buttermilk recién creado, hasta conseguir un rojo vibrante, un rojo fuerte. Reserva.
  • En el bol de la batidora o en un bol grande, pon la harina, cacao, azúcar, sal y levadura. Con unas varillas remueve para mezclarlo todo muy bien.
  • Añade la mantequilla y los huevos, y empieza a batir a baja velocidad. Cuando estén un poco mezclados, sube la velocidad hasta tener una masa uniforme.
  • Añade el buttermilk rojo y la vainilla a la preparación y mezcla. Raspa los laterales y el fondo para que toda la masa quede uniforme.
  • Echa el vinagre sobre el bicarbonato, empezará a burbujear. Dale unas vueltas con una cucharilla para mezclarlo y añádelo seguido a la mezcla y bate para distribuirlo. Termina dando unas vueltas a la masa con una cuchara de silicona, para mezclar la masa de los laterales y fondo.
  • Reparte la masa entre los dos moldes y hornea durante 25-30 minutos. Pincha con un palillo en el centro para saber si está cocido, si sale limpio el palillo o con unas poquitas migas, está en su punto.
  • Saca los moldes sobre una rejilla, y deja que reposen 3 minutos, luego desmolda con mucho cuidado, dándoles la vuelta. Retira el papel de horno de la base del bizcocho y deja que enfríen completamente.
  • Cuando estén fríos, puedes poner la crema o puedes envolverlos en papel film y dejar que reposen hasta el día siguiente a temperatura ambiente. Si los dejas reposar envueltos, los bordes y superficie se volverán más suaves y el bizcocho será un poquito menos delicado. Si puedes, deja que repose el bizcocho, está estupendo.

Preparación de la crema de queso

  • En un bol grande, o en el bol de la batidora bate la mantequilla con el azúcar impalpable. Tienes que batir la mezcla hasta que la mantequilla esponje y se vuelva más clara. Raspa los laterales y el fondo del bol tantas veces como sea necesario para que la mezcla sea uniforme.
  • Una vez que tengas la mezcla uniforme, blanquecina y esponjosa, añade el queso de untar y bate nuevamente para que se mezcle muy bien.

Montar la tarta

  • Corta una fina capa de la parte superior para igualar los bizcochos. Ese bizcocho que has cortado, guárdalo para utilizarlo en el decoración.
  • Pon uno de los bizcochos donde vayas a servirlo. Rellena una manga pastelera, con la boquilla que vayas a utilizar para la decoración, y pon una capa uniforme sobre el bizcocho, alisa con una espátula.
  • Pon el otro bizcocho por encima y cúbrelos con una capa de crema de queso fina. Ahora realiza la decoración que más te guste, yo he utilizado una boquilla de estrella, pero puedes utilizar la que más te guste. El bizcocho que habías apartado, desmenúzalo y utiliza sus migas para la decoración.

Notas

  • Mantén la tarta aislada del aire y en el frigorífico hasta la hora de servir. Deja que adquiera temperatura ambiente, para que la crema y el bizcocho estén en su punto.
  • Si hay una temperatura fresquita en tu casa, puedes dejarla a temperatura ambiente unos dos días, eso si, resguardada del aire. Pon una campana de cristal o dentro de una caja es lo mejor.
  • La cantidad de colorante rojo, dependerá del que utilices, ya que unos colorean más que otros. No sirve el colorante líquido, tenlo en cuenta.
  • Se utiliza vinagre de manzana generalmente, ya que da mejor sabor, pero si no tienes, utiliza la vinagre que tengas. Eso si, no utilices una con un sabor excesivamente fuerte.
¿Te ha gustado la receta?¡Deja un comentario!

Si te gustan las redes sociales, aquí tienes alguna mía Instagram, Facebook o Pinterest, ¡Te espero por allí!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Anterior publicación Próxima publicación